23/8/2009

CORONA DE ESPINAS


Una corona de espinas
para el Rey del cielo
por su noble carisma
y su corazón tierno.

Corona de espino punzante
la frente de Cristo sajaste
clavando en su piel hermosa
uñas como felino salvaje
para hacer brotar la sangre
en una cruz tortuosa.

Afilados espinos del montaraz
fuisteis arrancados del matorral
para torturar a un inocente
que su pecado fue amar
en una cruz fue su altar
donde su sacrificio venció la muerte.

Cada gota de su sangre preciosa
fue antídoto de muerte peligrosa
para aquellos que buscan la vida
ve al pié de la cruz a morir
que morir en Cristo es vivir
la corona fue para sanar tu herida.


Safet Hernández


21/8/2009

NEGOCIAR CON DIOS


Se buscan las bendiciones, más que los tesoros de los piratas de antaño, y como medio más usual, se opta por negociar con deidades. A menudo el cristiano se deja llevar por esta corriente e intenta negociar con Dios, pero: ¿Acepta Dios esta negociación? Deseo dedicar esta reflexión; a las diferentes negociaciones de gente desesperada, en busca de soluciones a sus problemas. Solo hay dos bloques Dios y Satanás. Todas las demás deidades acaban en estas dos, o son derivadas de estas mismas. Por supuesto que la victoria está en Dios, que es Todopoderoso, incluso Satanás llamado Lucifer fue creado por Dios. Puesto con un tercio de los ángeles sobre el trono de Dios, al querer ser igual a Dios; fue expulsado del cielo con sus ángeles, pero Dios no le quitó el poder que le había dado, aunque reservó un día para hacerlo, día que está a punto de llegar. El creado nunca será mayor que el creador, por tanto; cien por cien demostrado y garantizado, la victoria está en Jesús.
¿Cómo se puede negociar? Para entender el concepto, boy a poner un ejemplo muy parecido con el que podrás entenderlo. Negociar nosotros con Dios; es igual a un niño negociando con un adulto.
Imaginemos un niño de cinco años, si negocia; con un pederasta, por un simple caramelo, le dará la mano y será su perdición. Igual pasa con todo proceso del ocultismo, por muy poco; acabas en las garras de Satanás.
Si negocias con Dios sin que sea tu padre; no recibes nada, en una ocasión fui a visitar a un pariente, en el mismo edificio vive un hombre que tiene dos o tres esposas, cada una de ellas varios hijo pequeños, subiendo por la escalera unos cinco o seis hermanos siendo el mayor de unos seis o siete años, jugaban en el rellano, uno de ellos me dijo; me das un euro, le dije “no” tenía mis razones, el enfoque de su negociación no era muy correcto. Sin embargo me encanta dar alguna moneda a los niños aunque no sean mis hijos, se ponen tan contentos, me encanta hacerles felices, así son los no nacidos de nuevo intentando negociar con Dios el planteamiento no es el correcto. Cuando mis hijos eran pequeños, a veces había negociado con ellos, un helado por la promesa de que se compartirían bien siempre ¿y yo recalcaba pero siempre? Ellos respondían si siempre (de lo contrario veían peligrar la degustación de un rico helado), estaban convencidos que lo harían, yo sabía que lo harían mientras le durase el helado, pero eran mis hijos y deseaba regalarles ese helado.
Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del padre de luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
Dios es igual; si no eres su hijo, puede o no; contestar tu oración, pero si eres su hijo el primer ilusionado en contestar será el mismo Dios (al final de esta reflexión te enseñaré como ser hijo de Dios).
Si el helado lo pides a Satanás será dulce al principio y amargo al final.
Cuando el niño es mayor, 10 años, la situación cambia, ya las cosas que hacia con gracia, no son graciosas, empiezas a exigirle respeto y responsabilidades, y eso lo confunde considerablemente, ¿porque antes era gracioso y ahora no? Sabemos que empieza para su vida un periodo de aprendizaje necesario para su porvenir. Con Dios es igual, pasa de un estado que parece que flotas o saltas sobre algodones, a una situación que no entiendes, no desesperes que; es por tu Bien, Dios no quiere que estés flotando en el limbo, quiere que te prepares para sus negocios, que son nada más y nada menos que ayudar a los más desvalidos, no te asustes ni preocupes, Dios no prescindió de ti, solo te prepara para que seas útil en su obra, tengas diez años naturales a setenta, el proceso es el mismo, esta edad de desconformidad la sigue Satanás en busca de los descontentos, para poder acercarlos a su malvada intención.
Pasamos a la adolescencia, una edad difícil en lo natural y de igual forma en lo espiritual, creen saber más que los padres, intentan negociar a las bravas, en lo natural conozco adolescente que han dado ultimátum a sus padres “o me compras la moto o dejo de estudiar” Con Dios pasa lo mismo, algunos adolescentes espirituales, creen saber más que los pastores, algunos asta se marchan de la iglesia, igual a algún adolescente que marcha de casa.
Hablemos de la negociación adulta, si a los veinte años no has madurado poco se puede esperar, has sido un caprichoso o un rebelde, si con veinte años en el Señor no has madurado, siempre están los estudios para adultos pero cuesta más aprender de mayor que de joven.
Muchas veces, la bendición no encuentra camino para llegar a nuestra vida, y nos preguntamos ¿por qué Señor? Pero Jesús dijo el mayor sirva al menor, muchos interpretan como; el mayor sírvase del menor.
Jonás es mandado por Dios ir a Nínive, y decide ir a Tarsis (lo que hoy es España) tenía sus razones, (un día de estos le dedicaré una reflexión) lo traga un pez, donde estuvo tres días, en el vientre del pez, podía oler su propia muerte, y se arrepiente; decide negociar con Dios y hace una oración, la puedes ver, en Jonás 2:1-2, ¡qué arrepentido estaba Jonás! Sobre todo porque le había salido mal la decisión, pero es la misma historia que hoy en día, cada uno vive a su manera, el pecado está muy bien visto en la sociedad, su denuncia mal porque es intransigencia, cuando va bien es porque la sociedad se lo sabe montar, si va mal entonces se culpa a Dios.
Había un profeta en el antiguo testamento llamado Balaam que amaba las riquezas materiales, y aceptó ir al rey Balac, para hacer un servicio a cambio de importantes regalos, al final nada prosperó, pero en nuestro tiempo los Balaam se cuentan por miles, la iglesia de la prosperidad, sentados con la mente en el dinero en vez de tenerla en Cristo, Predicadores estrella poniendo precio a lo que recibieron de gracia, desgraciadamente muchos siervos de Dios, mas que servir se sirven por dinero, “y estos no sirven para servir.”
Pero también hay otros, con negociación justa, Jesús en Getsemaní, Padre si es posible pasa de mi esta copa, pero no se haga como yo quiero sino tu voluntad.
Negociaciones lindas las de unos amenazados, Hechos 4:29-30 Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. ¿Cuántos quedan de estos? Que estos dos versos formen parte de nuestra vida, cuando queramos negociar con Dios, esto; si somos hijos, si no lo eres hay un camino; que no es el de ninguna religión, ni filosofía, acepta a Jesús como tu salvador arrepintiéndote de tus pecados, no hagas nada, no pagues nada, es un regalo que tienes que tomar por fe, dice en Efesios 2:8 y 9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
No son las muchas oraciones, menos los repetitivos rezos, las bendiciones de Dios se obtienen teniendo un corazón sincero y lleno de amor para nuestro Dios, en el nombre que es sobre todo nombre, Jesucristo y mediante la intervención del Espíritu Santo.
Safet Hernández

17/8/2009

PADRE NUESTRO

El Padre nuestro; es la oración modelo, madre de todas las oraciones, la encontramos en el libro de Mateo 6:9 al 13, y en el de Lucas 11:1 al 4. El padre nuestro de Safet no pretende sustituir a estos, solo poner algunos detalles, porque como dice San Juan 21:25 si se escribiesen todas las cosas que hizo Jesús; los libros no cabrían en el mundo. Millones de “cristianos” practican de forma repetitiva el Padre nuestro, sin pensar siquiera lo que dice; por esto le quiero dedicar una reflexión.
Empieza diciendo Padre: Nótese que está en mayúscula, por tanto se refiere únicamente a Dios, si Dios no es tu Padre; tú no le puedes llamar Padre, porque no tiene sentido, ni tampoco tu oración vale para nada, tienes que saber quien es tu padre. Todos somos criaturas de Dios, pero hijos, solo son los nacidos de nuevo, y no se nace de nuevo mediante religiones, sectas , ni filosofías, sabes porqué, porque ninguna religión ha sido crucificada para darte vida, por tanto solo los que aceptan a Jesucristo como Señor, pertenezcan o no a una religión, son nacidos de nuevo, de forma espiritual, este proceso es gratuito, si algo o alguien te pide dinero por esto, amablemente recomiéndale que trabaje, la salvación es totalmente gratis, porque no hay nada que se pueda hacer o pagar por este tesoro sin esconder.
Padre nuestro: No dice padre mío, Dice Padre nuestro, no hay cristianos aislados, has de tener comunión con otros, o lo de Padre nuestro no se puede cumplir.
Que estás: Esto es un verbo que indica presencia, nótese que no está en tercera persona, lejano que diría está; está en segunda persona del singular, estás; cerca familiar, no fue ayer, ni será mañana, es hoy, lo maravilloso que hace dos mil años era hoy, dentro de años si Cristo no ha venido, será hoy, Dios está presente en el momento.
En los cielos: Dice que está en los cielos, habla en plural, parece ser que hay mas de un cielo, sabemos que Pablo subió al tercer cielo nos dice 2ª Corintios 12:2-5 pero ¿Cuantos cielos habrá? La Biblia no dice cuantos hay, ni donde están, pero enseña como llegar a ellos, aunque cielos suena lejano, inaccesible, ¿Vivirá Dios muy lejos? Sabes qué; guarda estos cielos lejanos en la mochila, a ver si mas adelante nos orientamos un poco mejor.
Santificado sea tu nombre: La palabra hebrea qadash y la griega hagiazo nos dan la idea de santificar a Dios, es reconocerlo en su santidad. Dios no se mezcla con el pecado aunque ama al pecador, la expresión santificado, no es que se santifique él, mas bien sugiere que lo santificamos nosotros en nuestra vida, pero no deja de ser chocante lo que dice; santificado es el nombre, el nombre debe ser muy importante cuando se pide que sea santificado, sería muy largo explicar el nombre de Dios, yo tengo una reflexión que habla solo del nombre de Dios, pero quisiera dar unas pinceladas en esta reflexión, uno de los mandamientos es: no tomarás el nombre de Dios en vano, sugiere que para tomar el nombre de Dios en vano; tienes que conocerlo, en la antigüedad se conocía, Moisés lo utilizaba, Hay una teoría, no es mía, ni afirmo, ni desmiento, la teoría dice que lo que gritó el pueblo de Dios ante los muros de Jericó; fue el nombre de Dios, estos cayeron, y eso que tenían una base de unos quince metros, era tal el respeto que se tenía al nombre de Dios que se dejó de pronunciar, y con el tiempo se perdió, vemos en Lucas 10:22 que el nombre de Dios solo lo conoce el Hijo (Jesús) y al que él lo quiera revelar.
Venga tu reino: Daros cuenta que estamos llamando al reino de Dios, nos estamos acercando a él, más bien pidiéndole que él se acerque a nosotros, si pronunciamos esta frase, pensamos que Dios es Rey, y tiene un reino, ¿Dónde a de venir ese reino? Posiblemente a nuestra vida, tal vez a nuestra sociedad, quizá a lo espiritual, Dios no es un Dios abstracto, está perfectamente definido, y tiene un reino, tiene ángeles obligados a servirle, Arcángeles, serafines, querubines, pero Dios quería un pueblo que lo eligiese por amor, por eso creó al hombre, al fallar este, Dios no desistió de su empeño, y encontró una solución Jesús, se me haría muy largo explicar esto, pero Dios no quiere un pueblo de robots, si así fuera el mundo hace mucho que habría cambiado ya, decirte solo que el reino de Dios se ha acercado a nosotros, y nos da la capacidad de elegir si queremos, o no, estar en el.
Hágase tu voluntad: Una sola, la de Dios, tenemos un claro ejemplo en san Lucas 22:42; Jesús interpone antes; la voluntad del Padre que su sufrimiento, porque esto era beneficioso para la humanidad, nosotros tenemos que estar dispuestos siempre para hacer la voluntad de Dios, porque aunque no sea agradable para nosotros, sin duda será beneficiosa para la humanidad. ¿Cómo conocer la voluntad de Dios? Leyendo la Biblia, porque es una serie de instrucciones de parte de Dios, no es suficiente con leer la Biblia, tenemos que pasar tiempo en presencia de Dios para poder conocer su voluntad con respecto a nuestra vida.
Como en el cielo: Dice que Dios está en el cielo, y allá se hace su voluntad, cielo suena cercano; recordáis que tenemos algo en la mochila, si; son los cielos que decíamos que estaban lejanos, al compararlos con “cielo” algo ha cambiado, Nos dice 1ª Corintios 3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si Dios mora en nosotros, un cielo está muy cerca, en nuestra propia vida, pero que ha cambiado desde que empezamos el Padre nuestro, muy fácil; nos hemos estado acercando a Dios, le hemos llamado Padre nuestro, hemos santificado su nombre, hemos pedido que venga su reino, se haga su voluntad, él se ha acercado ha nosotros, porque es lo que estábamos pidiendo.
Así también en la tierra: Si pensamos en la profundidad de estas palabras, reconocemos que se hace la voluntad de Dios en el cielo, pero no se hace en la tierra, lo que estamos haciendo es ofrecer a Dios la tierra, pidiéndole que en ella se haga su voluntad, pero si Dios es Todopoderoso, porqué necesita nuestro permiso, porque Dios nos ha dado auténtica libertad para decidir, estar con él, o para hacer lo que nos de la gana, si tu eliges la segunda opción no te quejes de las dramáticas consecuencias.
El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy: Si el pan es nuestro, ¿Por qué lo tenemos que pedir cada día? Te imaginas a tu hijo diciéndote; mi pan de cada día dámelo hoy, también hay una cosa curiosa, no dice mi pan de cada día, no es singular, no es Mio, es nuestro pan de cada día. Hay cristianos a lo largo y ancho del mundo que no comen todos los días ¿Qué pasa con ellos, no merecían su ración? Puede que algún acomodado, piense que si no lo tiene es porque es un pecador, pero yo afirmo que puede ser mejor cristiano que cualquiera que esté debidamente acomodado, porque Jesús no se refería al pan de trigo, tampoco al pan espiritual que algunos quieren hacer creer de forma abstracta. El mismo Jesús dijo cuando fue tentado por Satanás en San Mateo 4:4 No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Dijo también Jesús, en San Juan 6:35 Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre. Está claro que cuando Jesús dijo estas palabras se estaba refiriendo a él mismo, y este pan es nuestro, en potencia, es decir lo tendremos garantizado cuando sea nuestro, para que lo poseamos tenemos que aceptar el sacrificio de Jesús en la cruz, su muerte, pero también su resurrección, pedir a Jesús que sea nuestro salvador, dice en Efesios 2 :8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Este pan es gratuito, pero este pan si lo tenemos que pedir cada día, porque no está con nosotros para agobiarnos, sino para colaborar en todo con nosotros, y cuando le vamos dando de lado, poco a poco se va marchando apenas sin que nos demos cuenta, porque Jesús es un caballero y no quiere estar donde un cristiano no quiere que esté con él, por esa razón es necesario que cada día estemos con él en oración, y porque eso nos fortalecerá ante las dificultades que pasemos por la vida.
Ese pan no se malgasta, no es solo para nosotros, es para que lo demos a todo hambriento de Dios, no es para que un día nos saciemos, y dos pasemos hambre, es nuestro pan, para todos los días.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores: Pedirle perdón a Dios siempre resulta fácil, hay religiones que uno se rodilla ante un hombre, le cuenta todos sus pecados y este hombre bajo penitencia de x padres nuestros, que este individuo repetirá como un loro, dan el asunto por zanjado, ¿De donde sacan de la Biblia es practica? Solo Dios puede perdonar pecados, ningún
hombre puede hacerlo, para otras religiones; que te diriges directamente a Dios, es más fácil, a Dios no le ves sicológicamente piensas que tampoco él te ve a ti, le cuentas tus pecados para quedarte limpio, pero como ya Dios contó con esto, puso una condición: Si quieres perdón, perdona tu también, (lee Mateo 18: del 23 al 35), no lo interpretes como deudas materiales, pero el perdón produce paz, mientras que la falta de ese perdón produce odio, y esto perjudica gravemente la vida física y espiritual de quien lo sufre, debes perdonar y olvidar cualquier agravio, si eres inocente, agarra fuerte esta promesa; en Hebreos 10:30 Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Tú perdona y deja hacer a Dios.
Y no nos metas en tentación: Dice la palabra que Dios no puede ser tentado, ni él tienta a nadie, entonces ¿Por qué dice no nos metas en tentación? (en hebreo, masa, bahan; y en el griego peirazo, dokimazo). En su uso bíblico no solo significa “inducir a pecar”, también “someter a prueba” para no alargarme recuerda que Abraham, recibió sacrificar a Isaac, él no fue tentado, sino probado y salió victorioso y reforzado, aquí no está diciendo; que pidamos no nos metas en tentación de pecar, cosa que no haría Dios, sino que no nos metas en pruebas, pero no está Dios contra ti como individuo, pues no habla en singular, habla en plural no nos metas, Dios está más interesado en que le ames, que en complicarte la vida con duras pruebas y normas.
Mas líbranos del mal: Esta expresión no necesita aclaramiento para entenderla, él nos protege del mal pero es necesario que se lo pidamos porque es una forma de estar en comunión constante con nuestro Dios.
Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloría, por todos los siglos: Esto es un resumen de todo lo que hemos estado dando, reconocemos en el Padre nuestro, a un Dios Rey de reyes, con reino propio (que no es de este mundo) con poder y gloría, no temporal, como un rey humano, sino eterno, al que los redimidos adoraremos en una ciudad con calles de oro y mar de cristal, que puedes leer en Apocalipsis capítulos 21 y 22.
Amen: amen es de las poquísimas palabras hebreas que han pasado sin modificación al griego y al latín, significa “así sea”, hay una corriente que piensa que cuando dices una oración no tienes que decir amén, porque la oración es tuya, y se entiende que la crees, pero yo pienso que aunque no obligatorio es bueno, porque todos somos humanos y muchas veces la oración la decimos de corazón, pero otras estamos pensando en otras cosas, pienso que es bueno decir amén, pero mejor decir a Jesús te quiero.

Safet Hernández



7/8/2009

JESÚS ORA EN GETSEMANÍ


La palabra Getsemaní significa en arameo, lagar de aceite.
Era un huerto de Olea europaea de árboles perennifolios longevos de flores bisexuales o polígamas, es decir un olivar, aunque no podemos saber si se trataba de un acebuche o tal vez un campo cultivado.
Daré un pequeño repaso por Lucas 22:39 al 46, donde se realiza la más famosa de las oraciones.
Verso 39; dice; que fue como solía al monte de los olivos. Podemos ver por la palabra como solía, que era un costumbre, un habito el ir a orar a ese lugar, eso lo mantenía fuerte ante los problemas, nosotros como discípulos suyos tenemos que hacer un habito de la oración, sea en la cocina, en el jardín, en el campo, o en tu habitación, pero no podemos orar de forma esporádica, a de ser una necesidad, por encima de cualquier otra, porque eso nos mantendrá fuertes y nuestra fe aumentará.
Verso 40; Jesús. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. Vemos lo necesaria que es la oración, ellos no oraron y cuando detuvieron a Jesús, todos huyeron, Pedro que poco antes estaba dispuesto a morir por Jesús, le negó tres veces, conste que no estoy criticando a Pedro, solo digo que tenemos que orar para no caer en tentación.
Verso 41; Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró. En este verso pareciera que Jesús no cumple, lo que él mismo había establecido en Mateo 18:19 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. En realidad si la cumple, y lo dejó como pista para que lo siguiésemos, de no ser así que pasaría, cuando uno de nosotros tiene una petición y está solo, Dios no la escucha, porque no hay el mínimo establecido que es de dos, pero siguiendo el modelo de Jesús, él estaba lleno del Espíritu Santo, (el Espíritu Santo es una persona, porque tiene sentimientos, se contrista, se enfada, se lástima, es administrador, consolador, amigo, es maravilloso, tierno, consejero y mucho más) Jesús se pone de acuerdo con él ya son dos personas en acuerdo pidiendo a Dios, la oración es contestada, para nosotros es exactamente igual, si no tenemos la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida las oraciones no llegan a Dios. Tenemos que ponernos de acuerdo con el Espíritu Santo porque él sabe como pedir (Romanos 8:27) y nuestra oración será contestada.
Verso 42; Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Jesús no era mitad Dios, mitad hombre, era cien por cien Dios que renunció a sus atributos de Dios, (lo que llamamos hijo) para vivir como hombre, sentir como él, y ofrecer como sacrificio un inocente, siendo cien por cien hombre, no había pecado en él, ya que no era hijo de varón, solo de mujer. Por tanto podía renunciar a la muerte pues esta no tenía potestad sobre él.
Tenía todos los dones, el de profeta le hacia saber, lo que iba a sufrir, en su carne no le era agradable, pero lo más duro para Jesús era que Dios en esencia no estaría con él, porque Dios es santo, y no puede mezclarse con el pecado, por eso Jesús estaba tan preocupado, por primera vez estaría solo, sin la ayuda del cielo, esto nos pasa a cualquiera de nosotros que hemos nacido de nuevo, podemos mover montañas “metafóricamente” en realidad es mover problemas y adversidades, pero si nos mezclamos con el pecado, perdemos la ayuda divina, aquí hay algo muy importante Jesús a pesar de su preocupación, no retrocede, todo un ejemplo de valentía para nosotros porque el valiente no es el que no tiene miedo, es aquel que hace lo que tiene que hacer, con miedo o sin él, son vergüenza o sin ella.
Verso 43; Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. pero y nosotros, no puede venir el mismo ángel a fortalecernos cuando estamos en dificultades, abre tus oídos espirituales cual paquidermo, porque puede ser que el mismo ángel que fortaleció a Jesús, esté tratando de fortalecerte a ti. 1º debemos saber como fortaleció el ángel a Jesús, ¿fue un acto divino tipo mágico?
Imposible, porque Jesús estaba por encima de todos los ángeles, le bastaba renunciar a
su condición de hombre para burlar la muerte, porque esta no tenía poder sobre él por
cuanto no había pecado, entonces ¿Cómo le fortaleció? Solo existe una manera de fortalecerle, diciéndole que libremente había venido a salvar a la humanidad, y que si no lo hacia él, nadie más podría hacerlo. Si leemos el siguiente versículo el 44, después de ser fortalecido, Jesús sudó gotas de sangre, recuerda esto cuando estés en agonía, mas valiosa es una vida que puedas salvar, que el sacrificio que te pueda costar.
Verso 44; Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Mira si fue mágico su fortalecimiento, que después de ser fortalecido, sudó como gotas de sangre, supongo yo que era tan intensa su oración que la presión debió romper algunas arterias, y la sangre se mezcló con el sudor, saliendo por los poros de su cuerpo, cuando tengas problemas recuerda esto, haber si a ti te sale como gotas de sangre en tu oración, si no llegas a eso procura no quejarte ni judgar.
Verso 45; Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; El dormirse fue producto de la tristeza, en momentos más críticos es cuando tenemos que estar más activos en la oración y en la presencia de Dios, y se produce el efecto contrario, tendemos a bajar los brazos y abandonarnos a la deriva como agarrados a un tronco río abajo esperando algo que no sabemos ¿Qué es? No hermanos y amigos no hagamos eso, que el tronco nos puede llevar a unas cataratas y no abra remedio, cuanto mayor sea la turbulencia en nuestra vida, busquemos más la solución en Dios.
Verso 46; Y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación. Repite lo mismo que en el verso 40, lo repite dos veces porque es muy importante, cuando Jesús decía algo importante; para no repetir el mismo texto dos veces, decía “de cierto de cierto te digo Orar no solo es importante, es muy importante, es comunicarnos con Dios, es lanzar una flecha a trabes del enemigo, es soltar las amarras del barco cautivo, es echar sal a la nube espiritual para que suelte su lluvia, temprana y la tardía, Que la oración sea nuestro desayuno, nuestro almuerzo, y nuestra cena, y si entre horas tienes ganas de picar que también sea nuestro aperitivo.
Safet Hernández




2/8/2009

ESPERAR

Esperar no es esperanza, si buscásemos un símil, esperanza sería el estudiante que hece la segundaría con la esperanza que le den una beca, pero por alguna razón la puede perder, en cambio esperar es cuando la beca ha sido concedida, espera que empiece el curso académico para aprovecharse de esa beca, el tenerla aprobada no es sinónimo de me olvido, ha de controlar fechas que no se le pase, informarse de que puede hacer para cobrar el dinero, cuanto y en que condiciones se lo dan. y además de todo ello, cuando ya lo tenga ha de estudiar con un mínimo de nota, porque de lo contrario perderá la ansiada beca.
En el Señor pasa todo esto ampliado.
Muchos cristianos tienen la esperanza de ser usados por Dios , pero pocos están esperando, y aun menos actuando.
Boy a ilustraros este jeroglífico con un ejemplo bíblico parcial, dice en: 1ª Corintios 15:6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, Jesús se apareció a más de quinientos seguidores, les dijo que esperasen la venida del Espíritu Santo que les daría poder, y les serían testigos en Judea, Samaría, y asta lo último de la tierra, toda esta historia podéis verla en Hechos capítulo 1; supongo que a estas atractivas palabras, loas más de quinientos; se fueron gozosos y corriendo al aposento alto, con la esperanza que iban a ser usados: Nada menos que por el Dios Todopoderoso, pero la espera fue infructuosa en Hechos 1:15 dice que los reunidos eran ciento veinte en número, ¿Qué pasó con los mas de 380? Ellos llegaron gozosos, en los primeros momentos todos gozosos hablando unos con otros, después de unas horas, ya empezaba la inquietud, mirarían por la ventana para ver la posición del sol (porque en ese tiempo los relojes andaban atrasados) cuando se hace de noche decepción, el Espíritu Santo no da señales de vida, muchos empiezan a marcharse tristes y decepcionados, otros se quedan, no esperando, sino con la esperanza de que por la noche vendrá, por la noche los que quieren dormir no pueden hacerlo, porque los gozosos no dejan de orar y alabar a Dios por la bendición de ser elegidos.
Al día siguiente la historia se repite, la palabra no dice cuanto tardó la promesa en realizarse, como conocedor de las escrituras, se que no fue inmediatamente, era demasiado importante, tardaría días y posiblemente semanas. Los condicionados por una esperanza, al verse defraudados, comenzaron a marcharse, pero los incondicionales de Dios: se quedaron. Porque no les motivaba una esperanza, ellos esperaban una promesa de Jesús, imagino que Dios miró y pensó; e de actuar ya, porque de lo contrario estos son capaces de morir esperando mi promesa, y viene el Espíritu Santo; cuando quedaban solo 120 personas, que realmente habían creído a Jesús. Cuando vino el espíritu Santo, los 120 fueron llenos del Espíritu, Pedro predica, y se convierten unas tres mil personas, y aquellos que habían estado en el aposento esperando, que marcharon, los imagino llorando, pidiendo a Dios una segunda oportunidad, pero sin respuesta, porque su oportunidad había pasado.
Hermano y amigo primero as de tener esperanza, pero as de buscar más de Dios asta que la esperanza se convierta en espera.
David después de ser ungido rey de Israel, tubo que esperar 40 años y su reino fue firme aunque no el mejor, (el mejor fue Josías ver 2ª Reyes 23:25 pero este no es el tema) en cambio Saúl fue rey inmediatamente y fue descartado por Dios, porque una cosa es cierta; el que sube como el trueno, baja como el rayo.
Queremos que Dios nos use, pero no queremos pasar por la escuela, el que no estudia una carrera trabaja de peón, en la obra de Dios es igual, si no te dejas preparar por Dios, no vales para su obra, la enseñanza del Señor dura toda la vida, a veces se hace dura siempre lenta y efectiva, nos molesta cuando nos corrigen, porque nos consideramos el máximo, queremos ministerios, pero sin pasar por la cruz, en vez de decir al Señor ¿Qué más? Decimos ¿Porqué Señor? Debemos aprender a esperar en Dios.
Abraham (llamado entonces Abram) recibió una promesa de Dios en Génesis 12:7 que le daba la tierra a su descendencia, Pero Abram no entendió, en Génesis 15:4 y 5 le promete un hijo, la promesa de Dios era firme, pero tardó 20 años en cumplirse, en ese tiempo Sarai su mujer (después Dios le cambió el nombre por Sara) que era estéril, y por si fuese poco ya era vieja, la menopausia ya convivía con ella, convenció a Abraham para que se acostara con su esclava Agar, y esta que era propiedad de Sarai tendría hijos por su dueña, sería el hijo que Dios había prometido, no quiero entrar en el tema puedes leerlo en Génesis capitulo 16, este error fue tremendo, hubo consecuencias graves, asta que finalmente Sara ya con noventa años tiene un hijo.
Podría escribir un libro con todo este proceso, lo que deseo es que entiendas que si Dios te va a usar muy poco, la preparación es poca, el nivel de exigencia mínimo, asta los exámenes son innecesarios. Pero si Dios tiene grandes propósitos contigo, la preparación a de ser escrupulosa, dura, sacrificada, lenta para que asimiles, cuando estés en pruebas, no pidas que Dios te las quite, pide que te fortalezca. Para hacer pequeñas cosas, no necesitas formación, las grandes no las realizaras si no tienes formación.
Hay un versículo desconcertante 1ª Corintios 15:19 dice: Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.
Difíciles palabras de digerir, Pablo las dice en un contexto, al parecer se dudaba de la resurrección de los muertos, Pablo dice si no hay resurrección de muertos Cristo tampoco resucitó porque él es nuestro espejo, pero yo cuando leo de pasada este texto lo entiendo, cuando profundizo me desconcierto, por eso he decidido dedicarle parte de esta reflexión.
La palabra Cristo es una palabra griega (jristos) que con la terminación latina ianus, significa cristiano, jristos en hebreo es igual a mashiakh (o sea, ungido) En castellano se pronuncia Masías, todo este juego de palabras es importante para lo que te boy a contar a continuación, siempre teniendo el versículo en mente, ¿Porqué? Los judios esperan al mesías, (no creen que Jesús era el Mesías, aunque hay una corriente judía que si lo considera) los católicos esperan en Jesús, siendo un tierno niño en brazos de su madre María, la reina del cielo (Sacada del romano; Venus + Júpiter, que la copiaron del egipcio Isis y Horus, estos la adoptaron de la babilónica Semiramis con su hijo-nieto Tammuz (que se llamó Baal) que tubo de su hijo Nimrod).
Si solo esperamos en Cristo, o solo esperamos en Jesús, somos los más dignos de conmiseración, porque los cristianos tenemos que esperar en Jesucristo, el Jesús que nació en Belén, crucificado, muerto, sepultado, resucitado, no como Jesús; sino con el poder de Cristo, es decir: Jesús + Cristo = a Jesucristo. Este es el nombre que tiene poder, no es Jesús, no es Cristo, es: Jesucristo.
¿Debemos esperar solamente en Jesucristo? De ninguna manera: Él es el nombre sobre todo nombre, pero ascendió al cielo, donde está sentado a la diestra del padre; por tanto no está en la tierra, pero nos dijo que nos enviaría el espiritu Santo.
Hay religiones o denominaciones incluso evangélicas, que solo esperan en Cristo, pero Hay que esperar en Jesucristo con todo su entorno. Si no se espera en el Espíritu Santo, que Jesucristo envió para estar con nosotros; eso es una blasfemia, y el mismo Jesús dijo; toda blasfemia al padre será perdonada, toda blasfemia al hijo será perdonada, pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no le será perdonado en esta vida ni en la venidera.
Dios y Jesús protegen tanto al Espíritu Santo, porque ellos están en la gloría, pero el Espíritu Santo esta en el campo de batalla.
En Lucas 22:43 en Getsemaní se le aparece un ángel a Jesús; para fortalecerle, el fortalecimiento solo puede ser verbal, Jesús siendo cien por cien Dios, renunció a sus atributos, de lo contrario nadie podría clavar los oxidados clavos en sus manos y pies, Jesús estaba por encima de todos los ángeles, y la muerte no tenia potestad sobre él, por tanto solo le bastaba renunciar a su condición humana para ser Dios todo poderoso, ¿ Entonces como fortalecer a Jesús? decirle sencillamente, si tu no lo haces, nadie más puede hacerlo, y no hay esperanza para la humanidad.
El ángel no fortaleció a Jesús con una ministración espiritual, porque después de todo esto, Jesús sudó gotas de sangre, supongo que era tan intensa su oración que se le reventó alguna artería. Jesús tenía la presencia del Espíritu Santo en su vida, pero también vino un ángel ministrador. Hoy día se cree que el Espíritu Santo es todo en nuestra vida, y no se cree en ángeles, tengo que decirte que es un error. Los ángeles que dirige el Arcángel Gabriel, son ángeles ministradores, al servicio de Dios, para venir en nuestra ayuda, y si no estamos dispuestos a recibir sus bendiciones de parte de Dios, nos quedaremos sin ellas, eso si, siempre en el único nombre que es sobre todo nombre, en el nombre de Jesús de Nazaret y el Cristo resucitado, es decir en el nombre de Jesucristo.
Para terminar quiero dejarte una frase que me ha entrado por la mente, y se ha deslizado a mi corazón.
No podemos esperar sin actuar, ni podemos actuar sin esperar.

Safet Hernández