25/4/2011

VACAS GORDAS Y FLACAS

Todo el mundo conoce la historia de Egipto; donde hubo siete años de vacas gordas y siete años de vacas flacas que se comieron a las gordas, quedando sinónimo de abundancia las vacas gordas y de necesidad las vacas flacas, ¿porqué siete años de abundancia y siete años de escasez? Pienso con derecho a equivocarme “ya lo dije en alguna ocasión”, que el número siete es sinónimo de varios, es un número indeterminado, por ejemplo: Ana la madre del gran profeta Samuel era estéril, no podía tener hijos, pero le pidió a Dios que le diera un hijo que ella se lo dedicaría a él para siempre, y quedó embarazada de Samuel y ella cumplió y se lo dedicó a Dios, Dios le permitió tener más hijos, en su canto ella afirma que siendo estéril dio a luz siete hijos (1ª Samuel 2:5) pero en realidad tubo cinco, tres hijos y dos hijas (1ªSamuel 2:21) Pedro el gran discípulo de Jesús comentó; cuantas veces perdonaré a mi hermano ¿asta siete? (Mateo 18:21) no tiene lógica, ¿Por qué siete? Tiene más lógica que la intención de preguntar a Jesús fuese: cuantas veces perdonaré a mi hermano ¿asta que me canse? Por lo que la respuesta de Jesús sería no te digo asta que te canses sino asta lo infinito (Mateo 18:21).
Por ello pienso que los siete años de vacas gordas en Egipto, podrían ser cuatro como podrían ser ocho o cualquier otro número e igualmente los años de vacas flacas.
La gran pregunta es: ¿Por qué José fue testigo directo de los años de vacas gordas y vacas flacas en Egipto? ¿Por qué este fenómeno no ocurrió en Canaán y el mundo fuese por alimento a la tierra de la bendición? Si está claro que Dios tenía el control.
Para cualquiera que ame a Dios es importante entender esto, por que Dios nos está mostrando algo, recordemos que todo lo que pasa en el antiguo pacto de forma real, en el nuevo pacto (después de nacer Jesús) es similar pero en la parte espiritual, todo lo que pasó en Egipto pasa en nuestros días en el ámbito espiritual.
Muy brevemente quiero explicar la vida de José en Egipto; José era íntegro, obediente, amoroso con Dios y su padre, fue vendido por sus hermanos como esclavo, permaneció integro ante duros problemas y confrontaciones, fue fiel a Dios en tierra de extraños y ante acusaciones injustas, supongo que en algo pecaría pero su amor era tal; que Dios ni lo menciona en su palabra, la cuestión es que después de catorce años de esclavitud y cárcel, José se levanta en una mugrienta cárcel un día como otro cualquiera siendo esclavo y preso y se acuesta en una lujosa cama en palacio siendo el segundo de Egipto después del Faraón.
¿Qué pasó? Nada; fue fiel y Dios lo recompensó, pero Dios sabía que esto pasaría, porque siguiendo la vida de José es obvio.
Entonces ¿Por qué Dios no hizo los años de abundancia y escasez en Canaán? Los hermanos de José lo habrían anulado, dirigido ellos los años de vacas gordas sin tomar precauciones de almacenar, simplemente hay abundancia porque somos buenos, porque escuchaban de Dios pero no lo amaban como José, si no lo amaban tanto como José tampoco estarían en comunión con él, los hermanos tenían la autoridad, José la bendición, posiblemente si eres cristian@, algún día tengas que ir a pedir bendición a quien hoy menosprecias, si eres menospreciado y amas a Jesús con toda sinceridad alguien que te menosprecia podría venir cuando menos lo esperes a pedirte bendición, ¡Qué profundas la riqueza, la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Qué insondables sus decisiones y qué irrastreables sus caminos! Lee Romanos capítulo11.
Dios bendijo a Abraham, a Isaac, a Jacob, los hizo ricos, pero no gozaron de la tierra que Dios les había prometido, tenían muchos rebaños pero eran errantes, porque en la abundancia, tanto material como espiritual, el hombre intenta monopolizarla, o bien relajarse porque lo tiene todo, por eso Dios bendice a los de corazón puro; pero en terreno opuesto, El gran apóstol Pablo tenía tanta espiritualidad que Dios le tubo que dar un mensajero de Satanás que le abofetease de vez en cuando (2ª Corintios 12:7) porque ya lo dijo Jesús “ No hay profeta con honra en su propia tierra”(Juan 4:44) esta es una razón por la que Dios tiene que bendecir en tierra extraña.
A veces Dios encuentra corazones nobles en dirigentes de países seculares y los bendice grandemente, caso de Nínive o Nabucodonosor, también puede pasar lo contrario que la arrogancia se ciñe del mandatario y piensa ser más que Dios, y Dios tiene que darle un tirón de las orejas, este caso me es familiar porque es lo que pasa actualmente en España, el Presidente de la Nación Sr. José Luis Rodríguez Zapatero, vivió años de vacas gordas y menospreció a Dios en todas sus actitudes, gobernó frívolamente confiado en si mismo, con la misma arrogancia que quien pone una estatua por Dios, hoy no sabe donde mirar, porque allá donde mira se pudre y lo que dice no se cumple, lo que hace para bien de España se marchita, pudo ser un buen presidente para España y ha acabado siendo una pesadilla para todos los españoles, menos para los auténticos cristianos que dependemos de Dios y no de la política.
Esta es una razón real de porque Dios tiene que bendecir a sus hijos fuera y no dentro de su círculo, porque el poder corrompe las buenas costumbres, el tener demasiado hace endurecer el corazón olvidándonos de los demás, y de hacer la voluntad de Dios, el mayor no sirve al menor como nos enseña la escritura, sino que se hace servir por él, solo cuando seamos uno en un mismo sentir Dios derramará de su gracia sobre todos.
En años de vacas gordas nadie necesita a Dios, le ponemos una amordaza en la boca porque no le queremos escuchar, lo que tenga que decir no nos gusta, creemos que le hemos hecho callar, pero la verdad es que solo lo hacemos sobre nuestras vidas, y cuando vienen los años de vacas flacas no clamamos a Dios tan solo lo culpamos, y nos volvemos contra él diciendo ¿por qué no me hablas? Y olvidamos que lo habíamos amordazado sobre nuestras vidas.
No quiero vacas gordas en mi vida, valla ser que me aleje de mi Redentor por la abundancia, no quiero vacas flacas en mi vida, valla ser que peque por la desesperación, Dios mío dame lo necesario cuando quieras y donde tú quieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada