17 oct. 2011

DINERO

Alguien a dicho que Europa es un gran casino, porque solo se habla de dinero, yo pienso que el casino está en todos los países llamados ricos, digo llamados ricos porque son muy pobres los que solo tienen dinero, sea individuo, país o continente.
No es malo tener dinero, lo malo puede ser el uso que hagamos de él.
Si hay hambre en el mundo esto no provoca crisis financiera, pero cuando un sector no gana lo que desea esto si puede acabar en crisis financiera y es injusto porque las personas tendrían que estar por encima del dinero y no al revés, generalmente las crisis financieras las provocan los bancos por ambición y mala gestión, explotando al contribuyente, cuando la crisis aparece los gobiernos inyectan capital del contribuyente a los bancos para que estos la presten a la industria, lo hacen pero solo a las multinacionales para que compren maquinaría sofisticada que no necesite personal humano, es decir que el dinero publico es usado para estrangular a quien está obligado por ley a entregarlo, ¿no sería más practico darlo a la pequeña y mediana empresa que sin poder comprar maquinaría sofisticada estaría obligada a contratar personal para usar la maquinaría.
Hay un mal sobre todos los males y es el amor al dinero, no el dinero en si, sino el amor al dinero que es la raíz de todos los males nos dice 1ª Timoteo 6:10 y en Eclesiastés 5:10 dice: Cuando aumentan los bienes aumentan los parásitos (versión LA PALABRA).
En nuestro tiempo todos estamos atrapados por el dinero, o tienes una hipoteca gato “que necesitas siete vidas para pagarla” o no te prestan ni para comer, porque solo te prestan dinero si tienes dinero o avaladores que es lo mismo.
La vida no gira alrededor del individuo, sino alrededor del dinero, en países dictatoriales ser líder es un buen negocio, los lideres sacan al extranjero en su cuenta grandes fortunas a costa del pobre contribuyente de sus países, en países democráticos son más discretos, y se apropian solo algunos personajes, pero de forma más disimulada, subvenciones que no llegan a sus destinatarios, comisiones por arduos favores y otras artimañas, eso sin contar que son capaces de embargar todo un país solo a cambio de votos.
Cuando la situación se hace insostenible vienen los recortes que los políticos llaman apretarse el cinturón, porque claro está ellos usan tirantes.
Se ha cambiado el amor a Dios por el amor al dinero, y así nos va.
La única solución es volver a buscar a Dios, porque dice en Salmos 33:12 Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor.
Poderoso caballero es don dinero, respetado, envidiado, deseado aunque su esencia sea el veneno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario