9 jun. 2009

EL AMOR DE DIOS

Estaba adorando a Dios en el bosque, como es mi pasión, le pedí escribir algo para Él, desde lo más profundo de mi corazón, pero algo; que al hacerlo fuese contemplar el más precioso ramo de flores virtuales.
Esas son las fantasías de un poeta, en plena inspiración, pero como Dios es divino, sabio, elocuente, pero a la vez es muy sencillo y practico, solo oí un murmullo, como una suave brisa, en la brisa un melodioso sonido “El amor de Dios” en dos días he intentado escribir algo sobre el amor de Dios y no sabía por donde empezar, hoy un niño de trece años, aunque él dice que ya no es un niño, sino un pre-adolescente y yo eso lo respeto
mucho, su pregunta era ¿Qué sería de nosotros si Adán y Eva no hubiese pecado? por un momento me he quedado perplejo, cual ratón descubierto por un hambriento felino, entonces es cuando he entendido el amor de Dios, algún día escribiré un libro solo del amor de Dios, pero de momento solo haré una reflexión sobre el amor de Dios entorno a este comentario, ¿Qué sería de nosotros si Adán y Eva no hubiesen pecado?.

Para la inmensa mayoría, de los aproximadamente siete mil millones de pobladores de de la tierra, habría sido, una bicoca (algo fácil de conseguir sin esfuerzo).
Para una inmensa minoría no nos afecta en nada, y es a esta inmensa minoría a la que me dirijo para mostrar el amor de Dios, y si por coincidencia divina hay alguien que no pertenece a la familia de la inmensa minoría, y quiere añadirse, bien venido sea de todo corazón.
Antes de seguir quiero explicar en que me baso para hacer una afirmación tan inmensa.Te escribo textualmente lo que nos dice Jesús en Lucas 12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

Y en Mateo 22:14 dice;
Porque muchos son llamado, y pocos escogidos. De hecho Jesús murió por todos, pero no todos aceptan este sacrificio, muchos se van a las religiones, y otros a su religión individual de su propio ego, por esta razón quedamos una inmensa minoría que nos afecta el pecado de Adán y Eva.
¿Que es lo que pretendía Dios al crear al hombre? Dios quería un pueblo que le adorase, pero no por obligación, sino por amor. Por esto creó Dios al hombre y lo hizo racional, sopló aliento de vida en él, es como decir que Dios le pasó su esencia, el poder de decidir, solo le dio dos órdenes, multiplicaos, y no comáis del fruto prohibido. (Que lo explico en mi reflexión La manzana de Eva y Blancanieves lo podéis ver en mi libro o mi Web, esto no tiene nada que ver con la fantasía que la gente culta, incultamente se cree.) Si Dios solo quisiera ser adorado, tenía a los ángeles, si quisiera ser adorado por hombres comunes, no les habría dada razonamiento, seriamos animales irracionales, digan lo que digan los científicos Dios quería un pueblo que le amase. Pero con Adán fracasó porque este también quiso ser igual a Dios, como Dios no se mezcla con el pecado, cortó el nexo de unión, esto es largo y complejo, lo explicaré en otra ocasión, pero Dios amó tanto su proyecto de ser adorado por hombres y mujeres que le amasen que tubo una singular idea, el sacrificio de un inocente “que fue Jesús” para sustituir al pecador Adán, el que acepta a Jesús como su salvador redentor automáticamente pasa a ser hijo de Dios , esto parece simple, pero es complejo porque no puedes hacer ni pagar nada, es un regalo de Dios, lo aceptas o no lo aceptas, pero ni promesas ni religiones, ni historias, gratis, lo coges o lo dejas.
Por esto no nos afecta el pecado de Adán y Eva, porque al aceptar a Jesús como salvador tenemos vida eterna junto a Dios, le amaremos y adoraremos por la eternidad, como a un padre, como a un Rey. No habrá tristeza ni dolor como Dios había previsto en principio, esto lo podemos ver en Apocalipsis 21:4 es tan importante que escribo todo el versículo literalmente; Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Que te puedo decir después de esto, si tus miembros musculares no se estremecen, entonces prefiero hablar a un tronco de árbol recién cortado, porque él sentirá más, si con lo que te cuento no te tiras al suelo y clamas, y agradeces a Dios por su inmenso amor, que habiendo fallado el hombre la confianza de Dios dada a Adán, Dios sigue derramando su amor incondicional buscando soluciones para que el hombre se acerque a Dios, entérate de una vez nosotros necesitamos a Dios y no al contrarío.
Quiero acabar mi reflexión con unos versículos que hoy compartí con los que me escuchaban, se encuentran en Efesios 2:4 - 5 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo(por gracia sois salvos).

Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario