3 abr. 2011

TORRE DE BABEL 2011

Una amiga y hermana en la fe me comentó sobre el relato del Génesis 11:1 al 9 que si Dios cambió el habla de los hombres era porque verdaderamente podían llegar al cielo, pero eso es imposible, porque no sabemos donde está el cielo, Dios está muy interesado en que sepamos llegar a este lugar de reposo, pero no dice donde está, irónicamente miramos para arriba y pensamos en el cielo, pero eso es el cosmos, tan inmenso que Andrómeda está a 1.500 años luz mediciones antiguas aunque ha cambiado la medición moderna, ten en cuenta que un segundo luz son casi 300.000 km. entonces el cielo está muy lejos, aunque podría estar aquí en otra dimensión que no conocemos eso ni lo sabemos, ni lo sabremos asta que no estemos con el Señor los que hemos decidido ganar el cielo, no por meritos sino por fe aceptando a Jesús como Salvador. Pero hay algo que esta amiga me comentó y me ha motivado a escribir esta reflexión, es la intención de hacer la torre de Babel, la torre se inició después del diluvio en la región de Senaar, es donde por vez primera se utilizó alquitrán (aunque se había utilizado en el arca de Noé por dirección de Dios) y ladrillo cocido en lugar de piedra Gn 11:3, la intención era: no ser dependientes de Dios, tener la situación controlada y considerarse seguros por ellos mismos. Dios vio lo que intentaban, no era el hacho de hacer una torre, nunca hubiesen llagado al cielo con ella, por lo que he explicado antes, pero al ser uno solo podían maquinar atrocidades como hizo Nimrod ó Nemrod (según versión)en Gn 10:8 al 12 después de crear la ciudad de Babel, se cree que Nemrod se casó con su madre Semiramis, Nemrod murió (en caza o batalla) y su madre quedó embarazada no se sabe si de Nemrod o de algún otro, pero ella para poder seguir gobernando (de otra forma no podía hacerlo) divulgó que en su vientre se había encarnado Nemrod, al nacimiento de su hijo le llamó Tammuz (al que llamaron Baal) se presentó al pueblo como reina diosa, y su hijo Tammuz era el gran guerrero Nemrod, ( se cree que Semiramis creó el horóscopo actual) se sabe que Semiramis inventó el confesionario para saber que pensaba su pueblo de ella, Semiramis con Tammuz en brazos; fue adoptada por los egipcios como Isis y Horus; por los chinos como Shing Moo; por India como Devaki y Crishna; por Éfeso como Diana; En Escandinavia como Disa; por los griegos como Afrodita; Por los romanos como Venus y Júpiter, en Israel como Astarot y Baal(Jueces 2:3). Por todas estas razones que Dios sabía que destrozarían la humanidad y llevarían mucha humanidad religiosa al infierno, Dios decidió confundir su lengua ya que todos hablaban el mismo lenguaje, eran todos descendientes de Noé. Pero hablemos de la torre de babel del año 2011, hoy en día se construye la misma torre de Babel, no es con ladrillo cocido y alquitrán, es con ciencia. Yo estoy a favor de la ciencia porque la ciencia viene de Dios, y sobre todo en los últimos tiempos se aumentará muchísimo ver Daniel 12:1 al 4, la ciencia es buena como lo podía ser la torre de Babel, si la intención del ser humano no es la de desprestigiar a Dios que es justamente lo que los insensatos científicos y sus admiradores pretenden. Dios confundirá su lenguaje y lo ha comenzado hacer ya, asta ahora los científicos aseguraban que la materia ni se crea ni se destruye, eso lo sabe cualquier estudiante, pues ahora los científicos aseguran que la matería se puede destruir ¿Cómo podemos creerle? La verdad es que se necesita mucha fe para poder creer en la ciencia, más aun que para creer en Dios, para que los que creemos en Dios, lo de hace 3.500 años, (Pentateuco)es igual a lo de hoy solo cambia el vestir y hablar, la ciencia cada década dice algo diferente, los que defienden la ciencia no critiquen a los defensores de Dios, ellos necesitan más fe para creer que los cristianos porque su guía cambia con el paso del tiempo, esto no es casualidad porque Dios dijo: Destruiré la sabiduría de los sabios y haré fracasar la inteligencia de los inteligentes. 1ª Corintios 1:19.

No hay comentarios:

Publicar un comentario