21 oct. 2011

DISFRUTAR A DIOS

Resumiendo el Salmo 137 nos dice; que Babilonia deportó a los judíos que había vencido desde Palestina asta el Imperio Babilónico, los judíos se sentaban a orillas del rio a llorar mientras que sus opresores les pedían que cantasen esos cánticos tan hermosos que los hicieron famosos en todo el mundo antiguo pero ellos estaban muy tristes para hacerlo.
Dice el refranero español “ el que no cree en buena madre tendrá que creer en mala madrastra” eso mismo les pasó a los judíos, estaban tan placenteros en su rutina, tenían tan cerca a Dios que se olvidaron de él, cantaban canciones a Dios, hacían fiestas solemnes, pero solo eran puras tradiciones en sus corazones no estaba Dios.
Dios siempre ha querido tener y mantener una relación directa y personal con el individuo pero a veces somos como las cortinas de casa, las colocas limpias, se van llenando de polvo poco a poco tan disimulado que no te das cuenta que están cambiando asta el color por el polvo, asta que un día las lavas y asta te sorprendes al colgarlas de nuevo.
Al ser humano nos sucede igual, aceptas a Jesús como tu Salvador y él borra todos tus problemas, poco a poco, una mentira piadosa, un día que no perdonamos, algo de rencor, un poco de indolencia ante el necesitado, y mil cosas más que tu puedes añadir, poco a poco no vamos cargando de cosas que van desplazando a Dios, sin darnos cuenta Dios va muriendo en nuestras vidas, asta que aparecen los síntomas de haber abandonado a Dios como en el Salmo 137 entonces nos acordamos de Dios por avernos abandonado, pero en si fuimos nosotros quien no supimos disfrutar de Dios.
Hay quien sirve a una religión con más fervor que a Dios, incluso quien mata en el nombre de aquel que dijo no matarás (Éxodo 20:13, y Dt. 5:17).
Si no aprendemos a disfrutar a Dios en vida que nadie piense que disfrutará de Dios después de muerto, a mi me encantan las flores si alguien me las quiere regalar que lo haga mientras yo esté vivo que no me las traiga a la tumba cuando no las pueda ver ni oler.
Hay una parábola en Mateo 25: 1 al 13 que habla de las diez vírgenes, todas le amaban solo la mitad se fue con él.
Disfrutar a Dios es vivir con él, tener una relación de amigo, hablarle y escucharle, es aceptar a su hijo Jesús de Nazaret como intermediario porque dice en Hechos 4:12 que no hay otro nombre en el que podamos ser salvos, disfrutar a Dios es soñar con él, disfrutar a Dios es ayudar al necesitado, disfrutar a Dios es contemplar su creación, re-disfrutar de Dios es pasar la eternidad con él, disfrutar a Dios es hacer las cosas a su manera, disfrutar a Dios es ser amigo del Espíritu Santo, pero hay que empezar a disfrutarlo ya, eso no es una lotería es una decisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario