8 jun. 2013

12 CESTAS

No es habitual ver en los cuatro evangelios narrado el mismo caso, en este caso de la multiplicación de los cinco panes y dos peces, si sucede este fenómeno debido a lo extraordinario del milagro sobrenatural, cada evangelio añade algún matiz que nos da mejor comprensión del acontecimiento, Mt. 14: 13-21 dice que eran 5000 varones sin contar mujeres y niños, Mc. 6:30-44 comenta lo ajetreados que estaban los discípulos sin tiempo incluso para comer, Lc. 9:10-17 sugiere la zona cerca de Betsaida, Jn. 6:1-15 nos enseña que fue Andrés quien presentó a Jesús el muchacho con los cinco panes y los dos peces.


Todos coinciden en tres acontecimientos comunes, eran 5000 varones, el lugar era desierto, y sobraron 12 cestas de trozos de pan después de saciarse todos los asistentes.

Hay alguna pregunta que no dejo de plantearme, ¿sobraron peces? ¿De donde salieron las cestas? ¿Tiró la gente el pan y lo recogieron los discípulos? O les quitaron los discípulos de las manos los trozos de pan.

Puedo decir que sobraron peces, Pedro es muy observador en este tipo de cosas, Juan Marcos autor del evangelio de Marcos era discípulo de Pedro, por lo que Pedro le redactó los sucesos, en Marcos 6:43 dice que recogieron los trozos del pan y lo que sobró de los peces, no dice que fueran trozos de peces, por lo que se entiende que estaban enteros, mostrando dos cosas con ello, que comieron los peces que quisieron los miles de congregados (recordemos que eran 5000 varones más mujeres y niños), otro detalle es que Jesús proveyó para el viaje de regreso de sus apóstoles.

Si estaban en un lugar desierto ¿De donde salieron las doce cestas vacías para llenarlas de trozos de pan? Podemos especular dejando correr la imaginación, pero si usamos el sentido común, nos daremos cuenta que había 12 cestas y casualmente 12 apóstoles que siempre estaban con Jesús, una cesta por apóstol, es de lógica pensar que cada uno llevaba una cesta, ya que viajaban de un lugar para otro y necesitaban abastecerse, ese día debían estar vacías, aunque no hace mención de ello, vemos en Mc. 6:31 que no dejaban de servir a los demás y no tenían tiempo de ir a comprar, hace mención de que se recogieron doce cestas de trozos pero no de sobras de las personas, si hablamos de unas 20.000 personas a las que tenían que servir entre varones, mujeres y niños, no había tiempo de partir tanto pan y repartirlo, por lo que Dios tubo que incluir en el milagro que el pan se multiplicase troceado, de estos trozos sin repartir es que se llenaron las doce cestas, una para cada apóstol y también peces para el camino de regreso.

En 2ª de Reyes 4:1-7 centenares de años antes sucedió un milagro similar, a una viuda pobre se le concedió con una pequeña vasija de aceite llenar todas las vasijas que consiguió de las vecinas, asta que exclamó “ya no quedan vasijas” y el aceite cesó, esto sucedió con el pan y los peces, estuvieron multiplicándose mientras hubo necesidad, pero no eran trozos que la gente tiraba los que se recogieron, eran trozos sin empezar y era pensando en el regreso de los sufridos apóstoles, lo demuestra que también sobraron peces.

Nuestro Dios siempre nos da lo necesario asta que sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada