24 abr. 2009

¿Y EL MONO, QUÉ?

El pasado domingo 12/04/2009, no tenía ganas de escribir y me tumbé en el sofá, era tarde, como las 12 de la noche, comencé a hacer zapping, y caí en un programa que no veo nunca, pero que lleva años en antena, llamado Cuarto milenio, se emite en Cuatro y es presentado por Iker Jiménez, no recuerdo lo que escuché que me interesó, estaban entrevistando a un exministro español de trabajo y Asuntos sociales llamado Manuel Pimentel, que a escrito un libro sobre los Neandertales, Habían muchos científicos hablando del tema.
Aseguraban todos en unanimidad que la ciencia moderna da por hecho que el hombre de Neanderthal no era humano, era otra especie diferente, que convivía con el homo Erecto, las dos eran especies diferentes, como son el orangután y los chimpancés. Había un científico que aseguraba que hace 50.000 años Vivian 4 especies similares diferentes, El hombre, El Neanderthal, creo recordar (porque no prestaba mucha atención) que el otro era el propliopiteco, y otro que han descubierto recientemente que ni él mismo conocía el nombre.
Me hizo reflexionar que ser cristiano auténtico (porque los hay de imitación, que están bien, pero no son verdaderos) tiene como ventaja que somos firmes en nuestra creencia, porque el núcleo de nuestra fe es Jesucristo mismo, y Él no cambia. Ahora, la ciencia durante muchos años nos ha intentado confundir, con eso de que venimos del mono, sin aclarar nunca, si era del orangután, de los chimpancés, o del titi, que solo tiene diez centímetros, y ahora ¿EL MONO QUÉ? ¡Ya no es nuestro abuelito ¡ que pasa con las teorías de HUXLEY, y G. GAYLORD SIMPSON, o DARWIN. Que pasa con las pruebas del argón de potasio, y del carbono 14, (algún día escribiré una reflexión sobre los errores de mediciones, por no estar calibrados, dando el resultado que el científico necesita) que pasa con la teoría de la evolución.
La ciencia a hecho un gran descubrimiento, el Neanderthal no era humano, me alegro, porque este se parece mas al mono que el hombre, tendrán que analizar su ADN y compararlo con el de los primates, para ver si tiene los 48 cromosomas de esta especie, porque hay que ser muy iluso, para suponer que una especie como el hombre de 23 pares (46 cromosomas) desciende de otra especie que no tiene menos, sino más, 24 pares (48 cromosomas).
Señores científicos mas seriedad, que el mono se ha quedado huérfano, pero demuestran profesionalidad al investigar con pruebas de lo que dicen, y no una imposición porque lo dijo Darwin, que por cierto fue un gran profesional, del que comparto algunas teorías suyas, mas que de evolución, yo las llamaría adaptación al medio con una marcada transformación de su genética.
Me planteo hacer una reflexión Bíblica sobre el hombre, y el Neanderthal juntos.
Quiero dar honestamente el pésame, a los que pensaban que el primate nos dio sus genes y que en el futuro sean más realistas, más cuerdos, crean en Dios que es más estable y provechoso.
Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario