13 may. 2009

CENTRAL PARK

El Central Park, en un parque de 5 km. De largo por 1 km. De ancho, tiene forma cuadrada y está en el centro de New York en EE.UU.
En esta reflexión lo asimilaremos a la iglesia cristiana, cuando digo iglesia cristiana no me refiero a la de imitación, sino a la auténtica, no religiosa.
Este parque tiene muchas ventajas para los neoyorkinos, sabiéndolo o ignorándolo ellos.
En el fondo todos lo saben, pero muchos ni se han parado a pensarlo.
Algo similar pasa con una iglesia cristiana en medio de una ciudad o pueblo, una iglesia no son paredes, ni santos en pedestales, ni sectas acaloradas, la iglesia son personas en toda la expresión del plural.
Una iglesia pura de la que no necesita adictos, pero está abierta a todo el que quiera adorar a Dios con humildad de corazón, cuando adoramos a Dios, somos como esos árboles que todos juntos traen la lluvia y crean oxigeno, que no solo sirven para los que están orando, ya que lo aprovechan todos los que están en los alrededores, intentaré explicar esto poco a poco.
En el Central Park hay centenares de árboles grandes, pequeños, bonitos, menos bonitos, viejos, nuevos, frondosos, escasillos, y esta es la realidad de la iglesia; niños, con ancianos y multitud de razas si esto no se da en una iglesia algo falla.
Como decía antes los muchos árboles que hay en el parque, trabajan juntos para traer la lluvia y crear oxigeno que permitirá a todos los habitantes de New York respirar mejor, tener un ambiente mas limpio y menos contaminado, y todo esto sin que ellos hagan nada, todo este bien, les viene lo quieran o no.
En la iglesia de Jesucristo creamos con nuestras oraciones bendiciones de Dios, de las que no solo disfrutamos nosotros sino todo nuestro entorno, quiero poner un ejemplo pero lo hay por doquier; Si un cristiano tiene que viajar pero el dinero no le llega, ora y un día encuentra que una agencia a hecho una oferta a medida de sus posibilidades, está claro que la oferta también la aprovechará mucha gente que no sabía de esa oración.
En China y por seguir con ejemplos, hay según la última estadística de la que yo tengo noticia, 40 millones de cristianos, no tienen local porque está radicalmente prohibido el cristianismo, el gobierno los ha torturado, tengo un amigo que le arrancaron las uñas, pero siguió predicando, hay muchos que yo no conozco, pero el gobierno Chino si, y han comprobado que en los núcleos que hay gran población de cristianos todo funciona mejor, así que hacen la vista gorda y aunque no se les reconoce como cristianos se les deja ejercer, y si los dejan es porque saben que benefician al país.
Los árboles son refugio de aves y ardillas, aunque es verdad que se podría vivir sin estos animalitos, sería muy triste a un newyorkino que para ver uno de estos ejemplares solo fuese posible en una jaula.
Los cristianos son refugio de mucha gente desesperada, y no me estoy refiriendo a pobreza, sino a algo mas profundo que igual ataca al rico que al pobre, algo como depresiones y soledad, acompañada de la desesperanza, claro me dirás; hay sicólogos, siquiatras, manicomios y estoy de acuerdo, pero tu crees que eso es mejor, crees que la gente a de estar en jaulas invisibles.
En el parque hay muchas y diferentes calles, donde la gente va a pasear, hacer footing, bicicleta.
En la iglesia hay diferentes seciones, ayuda social; se provee alimento al que no tiene, consejería; Se da al deprimido o turbado por dificultades, actividades para niños, jóvenes, adultos en general.
También alguno nos visita sin compromiso sin bajarse, como los carruajes tirados por caballos que cruzan el parque.
En el parque hay lagos, monumentos, flores que hacen más atractivo el parque.
La iglesia tiene batería, órgano, guitarras, bajo, saxofón, coro, bellas canciones que canta todo el pueblo de Dios, para hacer más atractiva la alabanza y adoración a Dios.
El parque esta vallado pero hay muchas puertas, donde la gente entra y sale cuando le place.
En la iglesia de Jesucristo puedes entrar y salir cuando lo desees, porque Jesús es un caballero y no retiene a quien no quiere estar, Si Dios quisiera a alguien obligado habría creado robots, pero nos hizo libres para que le adorase solo el que lo desea, si no es de corazón no le sirve.
Con tanta riqueza que da el parque a la ciudad, pensáis que los mas de 8 millones de ciudadanos van al parque, pues no, solo una gran menoría.
Tampoco toda la ciudad va a la iglesia, Jesús nos llamó manada pequeña porque sabía que siempre seria igual, el ser humano no cambia, solo la moda, mira lo que nos dice Jesús en Lucas 12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario