12 may. 2009

HACIENDO UNA SILLA

Nos damos una vuelta por casa Curro, que es un artesano fabricante de sillas, como podéis ver, Curro tiene todas sus herramientas ordenadas y bien afiladas. Así tenemos que ser los cristianos, ordenados en la planificación, y bien afilados en templanza para combatir con el ejercito de Dios.
Como podéis ver hay mucho polvo en el ambiente, al entrar en el taller, eso es una señal de que están trabajando.
Cuando se es amado por unos y odiado por otros, es señal de que se está trabajando en la dirección correcta.
A Jesús se le amaba mucho o se le odiaba más, pero nadie quedaba indiferente.
Si hacemos las cosas bien no dejaremos indiferente a nadie, pero no gustaremos a todos y asta nos echarán los perros, pero si el ambiente está limpio porque no pasa nada es porque no estamos haciendo mucho por Dios.
Mirad allá Manuel está haciendo una silla, tiene un respaldo muy bonito un asiento precioso, las cuatro patas, an de estar perfectamente equilibradas, imaginas que solo una de ellas sea mas corta, ni el respaldo ,ni las otras tres patas hacen atractiva la silla, solo se verá la pata coja.
Un cristiano tiene una gran responsabilidad, a de ser equilibrado en todo lo que hace, los demás solo verán sus virtudes, cuando sea completo, si es mediocre solo verán la parte defectuosa de la persona.
Pero eso no nos puede desanimar a trabajar para Dios, lo que tenemos que hacer es hacerlo todo para Él. A su tiempo Dios nos dará la recompensa, dice en; 1ª Corintios 3:8 el que planta, y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.

Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario