28 may. 2009

LA GRUA

La grúa es un elemento conocido por todos nosotros, en esta reflexión la asemejaremos a Dios, para que podamos entender su relación con nosotros y también la trinidad, tres personas en una, si ponemos la grúa como ejemplo de Dios, el motor sería Jesucristo, el duro cable de acero el Espíritu Santo, me dirás que hay muchas clases de grúas, claro, pero también Dios es diferente en la vida de cada uno de nosotros. Él no hace acepción de personas, por tanto. Será más o menos grande en nuestra vida, según nuestro proyecto, la grúa siempre a de ser más grande que el proyecto.
Si vas a hacer dos pisos, no pondrás una grúa para cincuenta. Si vas hacer diez, no la pondrás para cinco. Que quieres hacer para Dios, o quizá no usas grúa, y subes las cosas a mano, o a polea, haciéndote callos en las manos, porque si tienes grúa, pero no tiene motor, o cable no te sirve para nada, si estás en una religión que cree en Dios pero no en Jesús, o no cree en el Espíritu Santo, tengo que decirte que tu creencia no te sirve para nada, no seas hipócrita de culpar a Dios cuando algo te vaya mal, si no lo crees cuando todo te va bien.
También hay grúas de carretera, para llevarse coches mal estacionados, y tendrán que pagar una multa.
Dios al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportamos la disciplina, Dios nos trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Si nos quedamos sin disciplina somos bastardos. Pero la misma grúa recoge de la carretera a los averiados y los lleva al taller, Mas él herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Yahveh cargó en él el pecado de todos nosotros. (Habla de Jesús).
Para acabar esta reflexión recordarte; que la grúa se usa para levantar peso importante, el insignificante no necesita grúa.

Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario