20 jun. 2009

LA PEQUEÑA TORCAZ


Resquebrajeando la maleza
para adorar a Dios en la espesura
encontré de improviso una belleza

que para el no poeta es locura.

Solo era una paloma torcaz
si me conminas no era ni paloma
solo un vástago parduzcaz
que para mí fue dulce aroma.

Tan joven que no podía volar
saltando de rama en rama
con un tímido revolotear
se alejaba de mi mirada.
Mirándola pensé, es igual a Dios
él quiere acercarse a nuestra vida
más revoloteamos en el error
y se acaba perdiendo la vida.

Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario