7 de ago. de 2009

JESÚS ORA EN GETSEMANÍ


La palabra Getsemaní significa en arameo, lagar de aceite.
Era un huerto de Olea europaea de árboles perennifolios longevos de flores bisexuales o polígamas, es decir un olivar, aunque no podemos saber si se trataba de un acebuche o tal vez un campo cultivado.
Daré un pequeño repaso por Lucas 22:39 al 46, donde se realiza la más famosa de las oraciones.
Verso 39; dice; que fue como solía al monte de los olivos. Podemos ver por la palabra como solía, que era un costumbre, un habito el ir a orar a ese lugar, eso lo mantenía fuerte ante los problemas, nosotros como discípulos suyos tenemos que hacer un habito de la oración, sea en la cocina, en el jardín, en el campo, o en tu habitación, pero no podemos orar de forma esporádica, a de ser una necesidad, por encima de cualquier otra, porque eso nos mantendrá fuertes y nuestra fe aumentará.
Verso 40; Jesús. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. Vemos lo necesaria que es la oración, ellos no oraron y cuando detuvieron a Jesús, todos huyeron, Pedro que poco antes estaba dispuesto a morir por Jesús, le negó tres veces, conste que no estoy criticando a Pedro, solo digo que tenemos que orar para no caer en tentación.
Verso 41; Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró. En este verso pareciera que Jesús no cumple, lo que él mismo había establecido en Mateo 18:19 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. En realidad si la cumple, y lo dejó como pista para que lo siguiésemos, de no ser así que pasaría, cuando uno de nosotros tiene una petición y está solo, Dios no la escucha, porque no hay el mínimo establecido que es de dos, pero siguiendo el modelo de Jesús, él estaba lleno del Espíritu Santo, (el Espíritu Santo es una persona, porque tiene sentimientos, se contrista, se enfada, se lástima, es administrador, consolador, amigo, es maravilloso, tierno, consejero y mucho más) Jesús se pone de acuerdo con él ya son dos personas en acuerdo pidiendo a Dios, la oración es contestada, para nosotros es exactamente igual, si no tenemos la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida las oraciones no llegan a Dios. Tenemos que ponernos de acuerdo con el Espíritu Santo porque él sabe como pedir (Romanos 8:27) y nuestra oración será contestada.
Verso 42; Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Jesús no era mitad Dios, mitad hombre, era cien por cien Dios que renunció a sus atributos de Dios, (lo que llamamos hijo) para vivir como hombre, sentir como él, y ofrecer como sacrificio un inocente, siendo cien por cien hombre, no había pecado en él, ya que no era hijo de varón, solo de mujer. Por tanto podía renunciar a la muerte pues esta no tenía potestad sobre él.
Tenía todos los dones, el de profeta le hacia saber, lo que iba a sufrir, en su carne no le era agradable, pero lo más duro para Jesús era que Dios en esencia no estaría con él, porque Dios es santo, y no puede mezclarse con el pecado, por eso Jesús estaba tan preocupado, por primera vez estaría solo, sin la ayuda del cielo, esto nos pasa a cualquiera de nosotros que hemos nacido de nuevo, podemos mover montañas “metafóricamente” en realidad es mover problemas y adversidades, pero si nos mezclamos con el pecado, perdemos la ayuda divina, aquí hay algo muy importante Jesús a pesar de su preocupación, no retrocede, todo un ejemplo de valentía para nosotros porque el valiente no es el que no tiene miedo, es aquel que hace lo que tiene que hacer, con miedo o sin él, son vergüenza o sin ella.
Verso 43; Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. pero y nosotros, no puede venir el mismo ángel a fortalecernos cuando estamos en dificultades, abre tus oídos espirituales cual paquidermo, porque puede ser que el mismo ángel que fortaleció a Jesús, esté tratando de fortalecerte a ti. 1º debemos saber como fortaleció el ángel a Jesús, ¿fue un acto divino tipo mágico?
Imposible, porque Jesús estaba por encima de todos los ángeles, le bastaba renunciar a
su condición de hombre para burlar la muerte, porque esta no tenía poder sobre él por
cuanto no había pecado, entonces ¿Cómo le fortaleció? Solo existe una manera de fortalecerle, diciéndole que libremente había venido a salvar a la humanidad, y que si no lo hacia él, nadie más podría hacerlo. Si leemos el siguiente versículo el 44, después de ser fortalecido, Jesús sudó gotas de sangre, recuerda esto cuando estés en agonía, mas valiosa es una vida que puedas salvar, que el sacrificio que te pueda costar.
Verso 44; Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Mira si fue mágico su fortalecimiento, que después de ser fortalecido, sudó como gotas de sangre, supongo yo que era tan intensa su oración que la presión debió romper algunas arterias, y la sangre se mezcló con el sudor, saliendo por los poros de su cuerpo, cuando tengas problemas recuerda esto, haber si a ti te sale como gotas de sangre en tu oración, si no llegas a eso procura no quejarte ni judgar.
Verso 45; Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; El dormirse fue producto de la tristeza, en momentos más críticos es cuando tenemos que estar más activos en la oración y en la presencia de Dios, y se produce el efecto contrario, tendemos a bajar los brazos y abandonarnos a la deriva como agarrados a un tronco río abajo esperando algo que no sabemos ¿Qué es? No hermanos y amigos no hagamos eso, que el tronco nos puede llevar a unas cataratas y no abra remedio, cuanto mayor sea la turbulencia en nuestra vida, busquemos más la solución en Dios.
Verso 46; Y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación. Repite lo mismo que en el verso 40, lo repite dos veces porque es muy importante, cuando Jesús decía algo importante; para no repetir el mismo texto dos veces, decía “de cierto de cierto te digo Orar no solo es importante, es muy importante, es comunicarnos con Dios, es lanzar una flecha a trabes del enemigo, es soltar las amarras del barco cautivo, es echar sal a la nube espiritual para que suelte su lluvia, temprana y la tardía, Que la oración sea nuestro desayuno, nuestro almuerzo, y nuestra cena, y si entre horas tienes ganas de picar que también sea nuestro aperitivo.
Safet Hernández




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada