20 sept. 2009

POR LA ETERNIDAD

¿Como seré yo por la eternidad? no tiene ningún misterio; basta conocer la palabra de Dios, si quieres te lo cuento a continuación por si interesa que nos veamos allá.
No tendré sangre: La sangre es la vida del animal Génesis 9:4, el hombre y la mujer no deja de ser animal, por tanto en la eternidad, la vida no me la dará la inestabilidad de la sangre.
Cuando Cristo vuelva seremos glorificados iguales en esencia a él (Colosenses 3:4), Jesús derramó su sangre en la cruz por mí, solo si tu quieres también por ti, cuando se apareció a los apóstoles, aun tenía el agujero de la lanza que un romano le entró por el costado, y ya no sangraba, en todo seremos iguales a Cristo nos dice Romanos 8:17 y si Jesús derramó su sangre por mí, yo no puedo negarme a salvar la vida de otra persona, porque la sangre no va al estómago, sino a las venas, Dios hace transfusiones en los niños que están nueve meses en el vientre de su madre.
Podré atravesar paredes: Jesucristo es el primogénito de la creación y como dije antes seremos como él; cuando resucitó se les apareció a los apóstoles, que estaban encerrados con las puertas atrancadas por miedo a los romanos y a los judíos Juan 20:26, para nosotros será realidad lo que hoy vemos en películas de ciencia ficción aparecer y desaparecer, si piensas que eso es un imposible, recordarte que ya lo hizo Dios con Felipe, después de bautizar al Etiope, el Espíritu lo arrebató y transportó a Azoto Hechos 8:39-40.
Podré comer: De igual forma que comió Jesús (que en realidad ya no era Jesús, pues era el mismo Jesús resucitado en Cristo, por tanto era Jesucristo) en Lucas 24: 41 al 43, nos dice que los discípulos estaban maravillados, Jesús les pidió de comer y comió delante de ellos, no hará falta comer pero se puede hacer.
No seré un fantasma: Cuando Jesucristo se le apareció a los discípulos, estos pensaron que era un fantasma, él en Lucas 24:39 les dice palpad, y ved que tengo carne y huesos, así que no seré un espíritu vagante, sino que tendré personalidad propia, me gustaría explicar las tres partes del cuerpo carne, alma, y espíritu, pero se haría largo, lo haré en otra reflexión.
No tendré tristeza ni dolor: Eso nos dice Apocalipsis 21:4 En el principio (Sin entrar en el tema por su amplitud) Dios quería tener un pueblo libre que le adorase de corazón, como a un padre o madre le duele ver sufrir a su hij@, Dios no quería sufrimiento en su pueblo, para ello dio libertad al hombre para decidir, y este decidió el camino del pecado que no tiene porqué parecer malo, de hecho el infierno estará lleno de gente buena, muchos de ellos mejor persona que yo, pecado es simplemente no someterse a Dios y vivir de espaldas a él, no tener en cuenta sus mandamientos ni voluntad.
Pero Dios no renunció a su propósito, y la solución fue que un justo pagase el precio de los injustos, el que coge este medio se arrepiente de sus pecados y acepta a Jesús como su único y suficiente Salvador, sin hacer ni pagar nada, así de simple, aceptándolo por fe pasa a formar parte del pueblo que Dios quería formar al principio. Pensarás que son muchos, pero en Lucas 12:32 Jesús nos llama; manada pequeña, hay muchos religiosos, y creyentes de algo o alguien, pero que obedezcan a Dios antes que a los hombres, solo una manada pequeña, Jesús no es religión es vida y vida en abundancia.
Habitaré en una morada: Jesús dijo en Juan 14:2 que iba a preparar morada, pero no dijo como sería, si te digo la verdad tampoco me importa, el estar con Jesús por la eternidad ya me es suficiente, pero además con tantas promesas que hay en la Biblia seguro que la morada es preciosa, (Con campanas que suenan a trescientos kilómetros, con la misma suavidad que el que está junto a ellas, esto es un sueño que tuve hace 16 años, no es real, es fantasía) lo lindo es que Dios estará en medio de su pueblo Apocalipsis 21:3 y le podré ver.
La Ciudad donde estará mi morada: Tiene un río limpio y resplandeciente, Ap. 22:1 no se si habrá peces, tampoco me preocupa, no pienso matar ninguno, los muros de la ciudad son como de piedra de jaspe, (Ap.21:11), el muro es muy alto con doce puertas Ap. 21:12, y solo pueden entrar los que están inscritos en el libro de la vida (Yo estoy inscrito, si tu no lo estas, inscríbete antes que sea demasiado tarde), si tiene un muro alto, ángeles vigilando, se prohíbe la entrada, es porque habrá alguien vagando y sufriendo intentando entrar, anda no te lo pienses más y acepta a Jesús como tu Señor y redentor, es gratis.
La ciudad es cuadrada (Como España pero mejor cuadrada) tiene 2.160 X 2.160 Km. Es decir 4.665.600.000 m2 (Ap. 21:16) la ciudad en si es de oro puro (Ap. 21:18).
Apocalipsis 22:2 dice; En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, está el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones. No son muchos árboles, solo uno, pero cada mes de su fruto, el mismo árbol está plantado en la calle de la ciudad, y también a uno y otro lado del río, ¿Cómo es posible tanto misterio? Para entenderlo mejor tenemos que ir a Génesis 2:9 en el huerto había tres tipos de árboles, frutales nacidos de la tierra que les era para comer (incluido el manzano), árbol de la vida, y el árbol de la ciencia del bien y el mal (del que comieron Adán y Eva), fijémonos solo en el árbol de la vida, Dios tenía previsto al principio el árbol de la vida y lo tiene al final.
Si pensamos en un árbol plantado en la tierra es imposible que esté plantado en varios lugares al mismo tiempo.
El árbol de la vida en Génesis es Cristo, y en Apocalipsis es Jesús + Cristo = Jesucristo, los frutos que da cada mes, no es que todo un mes se comerán peras, otro manzanas etc. se refiere que ese árbol nos dará todo lo necesario para estar completos en todo, recordar que no tendremos necesidad de comer, el abastecimiento es espiritual.
Claro, está el tema de las hojas, un árbol normal grande tiene centenares de miles de hojas, un árbol que lo ocupa todo, tiene que tener millones de hojas, y si Jesucristo es el árbol de la vida, ¿Donde están las hojas? Las hojas somos los cristianos nacidos de nuevo que ya estamos con él, que tenemos que trabajar para producir clorofila y hacer nacer mas hojas, y también llevar la sanidad a las naciones, y aun mas en el milenio, a todas las naciones que hubieren sido salvas (Ap. 21:24).
Si somos uno en Cristo, también seremos sus embajadores.
No necesitaré luz, ni artificial ni la del sol: Dios creo la luz el primer día (Gn. 1:3) pero el sol, la luna y las estrellas las creó el cuarto día (Gn. 1:14 al 19), por tanto la luz auténtica no es la luz del sol, sino la luz que Dios creó el primer día, en Apocalipsis 22:5 dice: No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.
Mi trabajo no me fatigará: En Apocalipsis 14:13 dice que descansaré de mis trabajos, porque mis obras me seguirán. Las obras no sirven para ganar el cielo, ni obtener favores de Dios, todas las religiones dicen que as de ser bueno y hacer buenas obras para obtener la gracia de Dios, pero eso es mentira, no está en la Biblia, la salvación es por fe, gratis, por gracia de Dios; sin penitencias, sin dar nada, hay unas normas que Dios a puesto, arrepentirse de ir de espaldas a Dios, y aceptar a Jesús como redentor, que para eso libremente se dejó crucificar. Despues hay una serie de ventajas de hacer buenas obras, porque lo que siembras recoges, pero no afecta a la salvación.
Dios no está interesado en el dinero de la gente, está interesado en la gente, (lee Efesios 2:8-9 y Hechos 4:12).
Una vez que ya tengo el cielo ganado por la fe en Jesucristo, las obras me valen para que me sigan, y permitirme trabajar mejor, el trabajo que aré tanto yo como todos los redimidos, será judgar a los ángeles (1ª Corintios 6:3) la Biblia no especifica a que ángeles, ni las razones, pero no estoy preocupado por ello ya me informaré antes del juicio. También tengo que judgar al mundo (1ª Corintios 6:2), también me asesorará Jesús. Cantaré, adoraré, y alabaré a Dios cada día: pero eso más que un trabajo es un placer, pero así es el trabajo que me espera, una auténtica maravilla. Lástima que no podré echar mi corona (Ap. 2:10) delante de Dios, eso está reservado a los veinticuatro ancianos (Ap. 4:10) y yo no soy uno de ellos, aunque me gustaría.
No se si tendré que hacer algún trabajo más, la iluminación y morada, tema que domino bien, la pone Dios, el sustento es cosa de Jesucristo, bueno como dije antes, tengo que llevar la sanidad a las naciones, y poco más.
Te invito que reflexiones, ahora que estas a tiempo; de cómo será tu vida por la eternidad, los religiosos que mueren esperando, que por misericordia Dios los acogerá en el cielo, tengo que darles malas noticias, van directos al infierno por muy buenos que sean como personas, van con los peores asesinos. Si el tema fuera ser bueno; Dios habría dicho ser buenos y ganareis el cielo, pero Dios dice; bueno no hay ni uno. Por eso tubo que ser sacrificado un justo, y no vale tener a uno clavado para que no se mueva, eso no es fe, es la pata de conejo de los brujos, pero camuflado, no vale el timo de la estampita, de un Cristo guapo, en Isaías 53:2 dice que le veremos sin hermosura, un hombre no puede llevar la foto de una modelo para acordarse de su esposa.
A Jesucristo no hay que verlo, hay que amarlo.

Safet Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario