18 nov. 2009

SER PUERTA Y PASTOR

En Juan 10:9 dice Jesús: Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
En Juan 10:11 dice Jesús: Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Encontramos una clara contradicción ¿Cómo se puede ser una puerta estática y al mismo tiempo una persona racional y en movimiento.
La respuesta es muy simple; Jesús es la puerta se refiere a la cruz, Jesús crucificado tu puedes entrar o no hacerlo (puedes aceptar a Jesús como tu Señor y Salvador o pasar del tema) eres libre de entrar, quedarte o marcharte, no puedes hacer ni pagar nada por entrar o salir, es un regalo de Dios, lo aceptas o no.
El pastor se refiere a Jesús resucitado, dice la escritura que Jesús resucitó al tercer día y subió a los cielos e intercede por los que le aceptan como redentor (son pocos, él nos llama manada pequeña) como pastor nos cuida, pero el pastor que tiene un rebaño espera fruto de este, un cristiano no puede hacer buenas obras para ganar la salvación, porque esta, es un regalo de Dios nos dice Efesios 2:8 pero hay que hacer buenas obras para llevar fruto, porque las obras muertas no pueden llevar fruto por ellas mismas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario