28 dic. 2010

PASO DEL MAR ROJO

Casi todos hemos visto alguna vez a Charlton Heston en la película los diez mandamientos, cuando extiende la vara y el mar rojo se abre, haciendo un pasillo, por donde el pueblo de Israel pasa todo asombrado mirando las columnas de agua a uno y otro lado, y cuando lo hace el ejercito de Egipto las aguas se cierran, atrapándolos a todos, “fantástico para una película” lo peor es que los judíos y cristianos piensan que fue así, pero yo tengo mis dudas, que fuese un milagro de Dios no tengo ninguna duda, pero tanta emoción cinematográfica es otra cosa.
Si partieron de la tierra de Gosen, tuvieron que pasar por Pi Ajirot, por Baal Zefón, no el de Gosen sino del desierto de Paran que tenía el mismo nombre, tuvieron que tocar el desierto de SIN para poder llegar al monte del Sinaí (Horeb) llegaron a Mará que las aguas eran amargas, dejaron el golfo de Suez a su derecha. Podían pasar perfectamente por tierra firme sin ningún problema, entre Pi Ajirot y Mará, pero Dios mandó a Moisés cruzar el mar rojo para mostrar al pueblo que él estaba con ellos, el Golfo de Suez del mar rojo empieza a ensancharse a partir de Mará, el pueblo estuvo en mará, por tanto cruzaron por la parte más estrecha del Golfo. Dios dijo a Moisés no claméis a mí di al pueblo que marche y tu levanta la vara y el mar se os abrirá en dos, y pasareis en seco, tengamos en cuenta que eran como dos millones de personas con un solo jefe Moisés, pueblo sin dirigentes porque eran esclavos sin derechos, organizar toda una marcha, no era cuestión de minutos, no existía megafonía ni sistemas de comunicación modernos (con móviles habría sido más fácil) a Dios le llevó toda la noche abrir el mar, ¿podía hacerlo en segundos? SI; pero a Dios no le gusta hacer cosas tipo magia, utiliza elementos, observa lo que utilizó en el mar; …..Y el señor hizo que el mar se retirase valiéndose de un viento huracanado del este que sopló durante toda la noche y que dividió las aguas en dos, dejando seco el mar. Éxodo 14:21 esa noche la marea bajó, pero Dios había dado instrucciones a Moisés por donde tenían que pasar, sin duda era un lugar llano y relativamente alto para que quedase agua a los dos lados del pasadizo, que les hiciese de murallas para obligar al ejercito egipcio a seguirles y no rodearlos ni emboscarlos, sin duda no caminaban en línea recta, sino que dieron algún rodeo, eso aclararía que quedase atrapado el ejercito, observa; …. El Señor miró al ejercito….. Y lo desbarató. Atascó las ruedas de los carros que a duras penas podían avanzar. Entonces los egipcios se dijeron: Huyamos de los israelitas, porque el Señor lucha a su favor contra nosotros. Ex14:24-25, tuvieron que pensar los egipcios (estratégicos militares) darles alcance por un lugar más corto, quedando atascados carros y caballos, sin poder avanzar y sin tiempo de volver, porque la marea volvió a subir, los israelitas vieron los cuerpos muertos de los egipcios a orillas del mar Éxodo 14:30, pero no tuvieron esa experiencia de ver para creer, vieron la salvación de Dios pero no abrirse las aguas, por eso una vez solucionado el problema volvían a murmurar, criticar, quejarse etc. en nuestro tiempo; no penséis que es diferente, es igual, la gente dice; ver para creer, Dios dice: ….¡Dichosos los que crean sin haber visto! Jn 20:29, ¿Por qué dice esto Dios? Sencillamente porque no hay mentira más grande que aquello que ven tus ojos, tenemos que buscar valores consistentes en nuestra vida, algo no expuesto a una fuerza externa, puedes creer en una robusta casa para cobijarte, la ves y crees en ella, un terremoto o fuerza similar la destruye sin dificultad y que pena, ya no puedes creer en ella porque no existe, si creemos lo que ven nuestros ojos iremos de desilusión en desilusión, ¿se ve el viento, el aroma, el amor, la fidelidad? Si nunca tuviste problemas y quieres construir tu propia vida, ven a Jesús; pero si estas trabajado y agobiado, tengas siete o tengas setenta años, ven a Jesús porque es el único en la historia que a dicho; ¡venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os daré descanso! Mateo 11:28.

No hay comentarios:

Publicar un comentario