26 ene. 2011

LA LUZ

El tema de la luz siempre me ha apasionado, pero en los últimos días medito mucho sobre ello, no he encontrado la respuesta pero estoy seguro que antes de publicar mi segundo libro Dios me lo revelará, se que es un tema importante; por tanto Dios no me lo entregará de forma barata, Dios quiere que lo trabaje, me pasó ya con temas importantes que publico en mi libro Reflexiones Espirituales, recuerdo que para que Dios me revelara el fruto que comió Eva me llevó mucho tiempo, y finalmente Dios me lo desveló; puedes verlo en la pág. 174 del mencionado libro.
Dios creó la luz llamándola día el primer día, Gn. 1:1-5 (Los días los explico en mi libro ya indicado) sin embargo el sol, la luna y las estrellas Dios las crea el cuarto día, Gn. 1:14-19 como mínimo es misterioso que la luz no sea la luz del sol, confío que Dios me lo revele antes de terminar de escribir mi libro PENSAMIENTOS CRISTIANOS o tal vez ya lo sepa y quiera que leas mi libro, bueno todo se andará.
Tengo un amigo, doctor en física nuclear que me asegura que es algo probado por la ciencia que la luz real es independiente del sol, esto no lo sé, pues conozco algo de física pero lo básico, a alta escala solo puedo saber lo que me revela el que inventó la física “Nuestro Señor”.
En este pensamiento quiero dejar incógnitas por si quieres darme alguna idea importante sobre la luz, para mi próximo libro, he encontrado setenta y nueve referencias en la Biblia respecto a la luz, todo indica que la verdadera luz no es la del sol, sino lo que nos enseña Dios, y nosotros mismos podemos ser luz Mt. 5:14, pero ¿Qué es la luz? por favor dame opinión y prometo forzarme en oración asta que Dios me revele como es que la luz se creara el primer día, y el sol el cuarto.
La luz estaba junta con las tinieblas, Gn. 1:4 y Dios separó la luz, y la llamó día, verso 5, esa misma luz es la que gozaremos los que somos salvos por la eternidad, ya que en Apocalipsis 21:23 dice que no habrá necesidad de luna ni sol, la Gloria de Dios iluminará y el Cordero será la antorcha.
Estamos acostumbrados a mucha luz artificial, y nos parece que de igual forma se puede ejercer actividad de día que de noche, hace tiempo vi un experimento de una periodista que quiso pasar una noche en la selva (supongo que pondría redes para protegerse) solo se veía algo en infrarrojos, pero describía lo terrorífico que era estar allá, insegura sin ver nada a menos de un metro, en cambio de día no existía ese problema.
Estos versos indican que tendremos paz, porque no hay incertidumbre, es como esa periodista por el día en la selva, tendremos paz porque veremos, y sabremos como comportarnos en nuestro entorno.
Apelando a una enseñanza nuclear de mi amigo cubano Marcos Rodríguez, y sabiendo que nuestro ser interior no es perecedero como el exterior, sino que nada puede destruirlo (ejemplo: te das un corte en la carne y en pocos días estas curado aunque quede una cicatriz, nunca llegarías a suicidarte por ello, pero como tengas un corte en el alma, es más doloroso y puede llevar al suicidio para acabar con todo, lo más trágico es: que todo acaba de comenzar para el suicida) Mi amigo utilizaba esta enseñanza para darme a entender el lago de fuego, yo nunca he reflexionado en profundidad sobre este lago, pero resultaría considerar su idea, “ decía; si calientas un cuerpo X (puede ser un barco o un hombre) a 40º está caliente, a 100º quema, a 1.000º es una masa roja, a 10.000º da luz como una bombilla, 100.000º es una nube, 1.000.000º no se ve, no se huele, pero está, este es el principio nuclear (la cantidad de grados centígrados me los he inventado porque no recuerdo la tabla de grados) pensemos lo desesperante que puede ser para una persona que muere sin ser salva, este infierno de inseguridad, de sufrimiento, de querer acabar con todo y no poder hacer nada. En Ap 21:24-25 sigue diciendo: La luz de esta ciudad alumbrará el destino de los pueblos, y los reyes del mundo vendrán a rendirle homenaje. No se cerrarán sus puertas al anochecer pues allí no habrá noche.
Estos dos versos no parecen indicar una eternidad, solo diez siglos, que podrían ser del siglo XXI al siglo XXXI, lo que llamamos el milenio.
No se aun como es posible crear la luz el primer día y el sol el cuarto día, pero si se darte la luz necesaria para que no tengas oscuridad por la eternidad, dice Ap. 21:27 que en esa ciudad: Tan sólo podrán entrar los inscritos en el libro de la vida del Cordero. La inscripción es gratuita, mientras sea tiempo, no puedes pagar ni hacer nada, totalmente gratuita, para que nadie se gloríe ante Dios nos dice Efesios 2:8-9, Ni Buda, ni Mahoma, ni político, ni filósofo, buenos todos ellos, pero ninguno pudo decir ser la Luz del mundo, solo Jesús dijo: Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario