4 feb. 2011

LA CHICA DE OJOS VERDES

Hace unos días conocí a una donairosa chica de ojos verdes, esos lindos ojos verdes como manto de tierna hierva en la pradera, ubicados entre cascadas de su largo pelo caoba, con un resplandor de mirada dulce transparente como cascada de cristalinas aguas, que en su majestuosa caída va gritando un suave sonido de alabanza que retumba en toda la montaña.
Describo sus ojos porque estaba en la luz, no los hubiese podido ver después en el río, lo entenderás más adelante, a Yudenia solo la e visto un día, en una reunión de amigos comunes, después de la reunión nos invitaron a todos ir a ver el río porque era muy bonito; verde, con muchos patos y todo lo que suele tener un bonito río, era un día de mucho frio, tanto que a los pingüinos se les hubiese tenido que poner gabardina y bufanda, pero todos aceptamos ir caminando, fuere por cortesía, por no quedarnos solos esperando el regreso de los demás, o por la razón que fuese, todos fuimos, y eso me recuerda a una religión, es igual la que sea; todas se rigen por los mismos patrones, todos aceptan las normas por la razón que cada uno tenga, pero lo que diga el guía es lo que se hace sin pensar que hay otras posibles opciones.
Yudenia es cubana, por tanto lo del frio lo lleva mal, si a mi se me helaban las ideas imaginaros a ella, pero ahí estaba ella aguantando, como hacen en las religiones estén o no estén de acuerdo siguen aguantando, son libres; pero solo Jesús no hace verdaderamente libres dice en Juan 8:36, la diferencia entre servir a una religión o a Jesús de forma personal; sería dar un paseo sin placer al río en Enero (religión) o dar el mismo paseo en Abril (relación con Jesús) la diferencia es abismal, servir a Jesús solo trae placer transformado en gozo, mientras que si sirves a una religión puedes tener alegría pero no gozo.
Dijeron que estaba cerca el río, como dicen en las religiones lo que debes oír, comenzamos a caminar unos grupitos más deprisa, otros más despacio, igual que en las religiones, y no digo que esté mal, finalmente llegamos al río, era tarde y estaba oscuro, imaginemos la hierva verde, los tupidos juncos con sus graciables flores perennes alargadas de color marrón, los peces peleando por conseguir un poquito de comida echada por los transeúntes todo muy lindo, pero hay que imaginarlo porque ya he dicho que era oscuro y no se veía casi nada, aunque se divisaban con claridad las siluetas oscuras de los patos nadando, los árboles de la orilla, pero es que en cualquier religión que hallas puesto tu confianza es igual, todo se ve bonito pero oscuro, si a esa misma hora en el mes de Abril, todo hubiese sido distinto; más bonito que lo bonito que vimos, porque Jesús no es religión; es vida. Lo dice en Juan 3:15 todo el que crea en él tenga vida eterna. Tan importante es para Dios esta afirmación que la repite en Juan 3:16 léela porque es más extensa, entenderás ahora porque describía los ojos verdes de Yudenia, porque en la oscuridad en el río, no los hubiese apreciado, y me hubiesen pesado inadvertido tan lindos ojos, ni te imaginas lo que te estás perdiendo si sirves a una buena religión y no sirves personalmente a Jesucristo.
Me despedí ese día de la chica de ojos verdes, en una tarjeta de visita mía le escribí mi web: http://www.safethernandez.com/ por si quería bajar mi libro Reflexiones Espirituales, y no supe más de ella, pues yo no cogí su teléfono, hace unos días recibí un chat de ella, tengo que reconocer que nunca he chateado porque no me motiva, en una ocasión me explicaron como se hacía, pero como no me interesaba el tema, no presté atención, cuando Yudenia se puso en contacto conmigo me puse nervioso, no sabía que tenía que hacer, pinché en un icono que me parecía podía ser allá y se borró todo lo que ella me estaba diciendo, supongo que ella pensaría que era un grosero salió y no pude saber nada de ella, que triste; que por no prestar atención a lo que me explicaron de cómo comunicarme con la gente por ordenador, ahora he perdido toda posibilidad de comunicarme con la bonita chica de ojos verdes, quiera Dios que no te pase a ti lo mismo, que cuando estés delante del trono de Dios te diga, vas para el infierno, porque no prestaste atención a los que te hablaban de mis normas para entrar en el cielo, envié a mis siervos y no los escuchaste, porque ellos te decían de mi parte que en Hechos 4:12 Solo en Jesús está la Salvación porque no hay otro nombre dado a los hombres en que puedas ser salvo.
Busca, compara, si encuentras algo mejor quédate; pero oro pera que no tengas que llorar por la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario