18 oct. 2012

CREER POR VISTA





Es frecuente el comentario “yo si no veo no creo” esto es algo muy complejo, porque no hay mentira más grande que la que ven nuestros ojos, crees en algo que ves, pero todo lo visible antes o después desaparece, y en aquello en lo que creías ya no puedes creer, las cosas más verdaderas, también las más peligrosas, son aquellas que no podemos ver.

¿Podemos ver el viento? Es libre y no sabemos de donde viene, ni a donde va, pero mueve barcos, agua, molinos, puede destruir en huracán o darnos placer en forma de brisa.

¿Podemos ver la electricidad? Son simples electrones que pueden matarnos o hacernos más fácil la vida, me dirás que de la electricidad pueden verse los cables y los resultados, y es verdad asta cierto modo, que veas un cable no significa que haya electricidad, potencialmente puede ser útil, pero si está desconectado no sirve para nada, o solo para que lo roben las bandas organizadas de ladrones de cobre, ¿se pueden ver los resultados? Los resultados solo los hay cuando están conectados a la fuente, que conocemos como red. Tienes una lámpara desconectada, aunque le pongas mil cables no verás resultado, pero solo con dos cables (llagada y regreso) conectados a la red encenderá, así es el reino de los cielos, el cable pueden ser infinitas cosas, porque Dios no está limitado como el ser humano, puede ser un hijo de Dios, un ángel, o una simple flor, el conducto puede ser infinito pero la fuente solo una “Jesucristo” porque él dijo ser: el camino, y la verdad, y la vida (Juan 14:6) y Dios a dicho de él que: no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos (Hechos 4:12). Esa es la única fuente posible, la Trinidad, Padre, Hijo, y Espíritu Santo, tres personas distintas pero a la vez una sola persona, ¿Cómo es posible este misterio? Como la electricidad; la fuente originaría sería Dios, los electrones el Espíritu Santo, los cables conductores serian Jesús, tienes tres cosas distintas pero a la vez una sola cosa la red. Puede suceder que todo esté correcto, hay energía en la red, los cables son perfectos, transportan la corriente, pero la lámpara esté fundida y no enciende, en este caso no es culpa de la red sino de la lámpara, te imaginas si encima la lámpara echase la culpa a la fuente energética, sin embargo eso es lo que con frecuencia se hace cuando algo no sale como esperamos, o simplemente no lo entendemos, la primera opción es echar la culpa a Dios, sin analizar la lámpara, es decir sin analizarnos a nosotros.

¿Se puede creer en las ondas audio visuales? Van por el aire pero no las vemos, sin embargo nos aprovechamos de su naturaleza escuchando música o viendo imágenes. Las ondas no las ha inventado el hombre, están con nosotros desde que la tierra existe, el hombre solo ha descubierto como usarlas, hoy en día todos creemos en las ondas, entonces: ¿porqué hace mil años nadie las usaba? si ya estaban. Alguien puede creer que no existían, creas o no creas en Dios debes hacerte preguntas, porque creas o no creas el final es dramático y no hay empiezo de nuevo, creas o no creas no conseguirás con ello que Dios deje de existir. Igual que los miles de años pasados el hombre no ha sabido aprovechar las ondas que había junto a él, únicamente porque las ignoraba, así sucede con Dios, la gente vive ignorando a Dios y no puede aprovechar las múltiples riquezas con las que nos bendice Dios.

¿Se pueden ver los sentimientos? Nada es más invisible que los sentimientos, sin embargo existen realmente, no puedes ver los sentimientos de una persona aunque puedes intuirlos por el estado de ánimo de esa persona, es feliz si está alegre, está triste si tiene alguna dolencia o problema, aunque hay quien puede disimular su estado y aparentar lo que no es, sonreír y engañarte, parecer honrada y robarte, aparentar inocencia y ser cruel. Así es en las religiones, todas prometen llevarte a Dios de diferentes formas, pero Dios dijo que solo hay un camino, Jesús, él mismo dijo en: Juan 14:6 dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Y solo hay un nombre para llagar a Dios, Él mismo lo estableció así diciendo en su Palabra en: (Hechos 4:12) Ningún otro puede salvarnos, pues en la tierra no existe ninguna otra persona a quien Dios haya constituido autor de nuestra salvación. Las religiones pueden parecer algo, pero no sabes lo que hay detrás de ellas, hay religiones buenas, religiones menos buenas, y religiones envenenadas que te atrapan como las arañas a los insectos, pero tu no busques a ninguna religión busca directamente a Jesús que es el único que ha sido crucificado por la humanidad.

¿Puede un ciego ver los colores? ¿Cómo explicarías a un ciego de nacimiento como es el color azul? le dirías es como el cielo, te respondería ¿Cómo es el cielo? Le dirías es como el mar, a lo que te respondería ¿Cómo es el mar? Si no eres capaz de explicarle como es el color azul, podría llegar a pensar que el color azul no existe, ¿pero en realidad el color azul existe o no? Eso es lo que much@s en nuestro tiempo dicen de Dios, ellos son ciegos por religiones, ateísmo, ciencias ocultas, humanismo, satanismo y un largo etc. y dicen no existe Dios, ¿Dónde está Dios? Pero para conocerlo tienes que desearlo de corazón, Dios no es un payaso de feria, como las religiones y quien las manipula, un ciego espiritual no puede ver a Dios, porque Dios es mucho más que todo eso. Pero hay ciego que conducen a otros ciegos, y van diciendo no hay Dios porque no podemos verlo. Pero Dios de cesa de intentar llamar tu atención de mil maneras diferentes para que puedas ver la luz, porque Jesús dijo: Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Juan 8:12). No hay nada más horrible que además de ciego seas sordo, imagina a un ciego, sordo, intentando explicarle como es el color azul, pues muchas personas son ciegas y sordas para las cosas de Dios, aunque muchas las abren para las religiones, filosofías, ateísmo, humanismo, y asta para estatuas de oro, piedra, yeso y cualquier cuerpo sólido ciego y mudo.

Dios está llamando a la puerta de tu corazón, si abres vendrá y cenará contigo (Apocalipsis 3:20)

No hay comentarios:

Publicar un comentario