24 oct. 2012

LLAMADO DE GEDEÓN








No deseo comentar la apasionante historia de Gedeón que podemos leer en Jueces capítulo 6 al 8, solamente algunos detalles de su llamamiento muy similar a nuestras propias reacciones.

Jueces 6:11 En ese tiempo no se había manifestado Jesús en carne, por tanto cuando la Biblia habla (singular) del ángel de Jehová, Yahveh, Adonay o simplemente YHVH; se está refiriendo a Jesús, de lo contrario habla de (plural) un ángel; por tanto quien le apareció a Gedeón no fue un ángel, sino Jesús mismo, lo veremos mas adelante. Es curioso observar que Gedeón no estaba en el lugar adecuado cuando se le presentó Jesús como la mayoría de nosotros), estaba sacudiendo el trigo en el lagar, en el lagar se fabrica el vino, símbolo de alegría y fiesta, Gedeón intentaba camuflar su propia frustración, sacudía el trigo en el lagar a escondidas, en vez de trillarlo en la era a vista de todos, sacudir es hacerlo con violencia, por eso afirmo que el que no hace las cosas correctamente, descarga la ira de su frustración sobre los demás, haciendo daño a quien le rodea, porque solo piensa en sí mismo. Pero Dios que conoce los corazones mejor que las palabras, puede acercarse para traer sanidad, liberación y dotarnos de amor para servir a los demás, solo tenemos que estar atentos para oírle llamar a nuestro corazón (Apocalipsis 3:20).

Jueces 6:12 Jesús nos conoce mejor; que nosotros, a nosotros mismos, le llama varón esforzado y valiente a quien se estaba escondiendo, pero Dios no ve el presente como el hombre, ve el resultado final. Si leemos los tres capítulos veremos que necesitó de muchas pruebas para lanzarse, pero finalmente con solo trescientos hombres venció a un ejército de 135.000 soldados, Dios ve el final, no le pongas resistencia a su llamado.

Jueces 6:14 lo podemos unir con el verso 11, mirándole Dios (era Jesús quien hablaba con él, Dios y Jesús es el mismo, aunque distintos) le dijo: Vete y, con esa fuerza que tienes, salva a Israel del dominio de Madián. Soy yo el que te envío. Aunque le costó mucho a Gedeón aceptar el llamado del Señor, me llama la atención el verso 17 dice: Me des señal de que tú has hablado conmigo. Le está pidiendo señal de algo que ya reconoce que ha sucedido. No es diferente a lo que nos pasa a nosotros, cuando no entendemos algo; parecemos tener un mando a distancia intentando dirigir a Dios a nuestro antojo, pero menos mal que Dios es amor (1ª Juan 4:16) y tiene paciencia para con nosotros, nos conoce y nos llama por nuestro nombre, si le oyes hoy no endurezcas el corazón (Hebreos 3:7 - 8).

No hay comentarios:

Publicar un comentario