31 dic. 2012

MI ZAPATO NUEVO

Siguiendo el camino tropecé en una piedra, me rompí un dedo, dos uñas, y un zapato nuevo.


¡Que lástima de mi zapato nuevo! ¿Qué haré ahora? ¡Me compraré unos! de charol piel de ternera y color marrón.

Hay quien no tiene ni sandalias, a mi se me rompe mi zapato nuevo, era la envidia del descalzo, el sosiego de mi ego, no me importa el dedo, pero me duele ver roto mi zapato nuevo.

Era más que un zapato, era parte de mi vida arraigado en mi corazón.

Era el precio de la comida de un hambriento, ahora ni comida ni zapato nuevo.

Ya se lo que haré: Me compraré sandalias de goma, el resto en comida para el hambriento lo invertiré.







No hay comentarios:

Publicar un comentario